Mi marca personal subiendo el ascensor… Congreso de “Marca personal”
23 junio, 2015
Tengo, tengo, tengo… quiero más.
25 junio, 2015

Abuelo, yo te salvaré de la nada…

Gussdepa fotografía

(Fotografía: Gusdepa)

No quiero hacer una entrada de este texto, solo quiero poner sobre papel (y pantalla) una realidad.

Y, con ella, que abramos los ojos para erradicarla.

 

(A Luisa Núñez, por todo el futuro más hermoso que tejemos juntas)

losmayores, esosqueavecesfusilamos

 

Llega tarde.

Ya están todos cenando.

Se llama Lucía pero quiere que la llamen Lu.

 

Se sienta en la mesa con desgana mientras grita en voz alta: vaya mierda de comida, otra vez lentejas…

 

Os cuento la escena:

 

Su padre, cansado, deja que le gatee por los ojos

el semen de la ira, que se ha vaciado antes de llenarse.

Su madre en la cocina,

con el pelo lleno de rulos y

de nostalgia.

Su hermano pequeño inundando de Ketchup las legumbres

para matar el sabor auténtico de la verdura.

 

Y el más importante de la escena:

su abuelo.

Con ochenta y cinco sueños y años,

ocultando con sus arrugas y sus babas,

el desprecio de ser engendro y creador

de aquel mundo remendado.

Suerte que la memoria

lo premia con el olvido.

 

¡Abuelo!

le grita ella riéndose,

no me vayas a contar de nuevo tus batallitas,

que estoy harta de oírte.

Joder con este viejo,

siempre tan coñazo.

O te callas o te quito esta noche los pañales y

te meas en las sábanas…

 

Silencio.

Nadie le rechista a la reina del verbo maldito.

Y de pronto,

llego yo…

 

Más demonio que ella.

Montada en unas alas de cristales rotos.

Afilados.

Listos para rajar su lengua.

 

Aterrizo en su cuello.

Le aprieto las palabras con mis uñas y,

mientras su desconcierto y terror baña la sonrisa de su hermano,

le grito en los ojos:

 

Ese que está sentado ahí,

digamos tu abuelo,

es tu origen.

Digamos,

tu simiente.

 

Ese señor,

es el que ha parido a tu padre con sus huevos y que luego,

lo ha alimentado y formado para

que nazcas tú.

Ese que no te corrige los errores de tu vida,

es catedrático de ingeniería mientras tú,

te comes los mocos y no apruebas ni el deporte.

Ese,

que llora mientras te sonríe y

se le parten los huesos lentamente

con tu

desprecio,

ese,

es tu pasado.

 

Y sin pasado,

niñata de mierda,

no tienes ninguna

opción de futuro.

 

 

 

 

Buenos días, queridos habitantes del bosque. Esta escena es más cotidiana de lo que pensamos, no lo olvidemos. Si no cuidamos de nuestro “patrimonio emocional”, no existimos.

Recordemos a nuestros hijos que no somos nadie sin todos…

 

 

Amanece un miércoles donde me he despertado con muchas, muchas ganas de llenar este día de cosas hermosas y, como la mayoría de las veces, de utilizar el verbo para contar.

Hoy toca recogida de notas y terminar de preparar la conferencia del viernes en Barna, que mañana viajamos a esa preciosa ciudad.

Aprovechando que las vikingas están de viaje, tengo un díaregalo para mí que ya, desde esta hora tan temprano, me sonríe.

Feliz “hornada”, queridos.

 

4 Comments

  1. silvia dice:

    Buenos días corazón.
    El tratar a los abuelos como auténticos despojos, yo lo he visto tantas veces. Trabajé en una residencia, y ahí te das cuenta de tantas cosas, desde el abuelo que no verá nunca más a sus familiares hasta el que parece que sigue en su casa porque teníamos que mandarles que se marchasen pues ya era tarde y tenia que dormir.
    Esas notas serán resultados maravillosos de tus vikingas luchadoras.
    Comete el día poco a poco, así lo saborearas mucho mejor. Un abrazo y un besazo muy gordo y fuerte.

    • yolanda dice:

      Ayyy… Silvia, así eres tan sensible a la realidad, porque la has vivido en carne propia. Qué tristeza llegar a no tener a nadie. Los adolescentes deberían tener una asignatura de utilidad social para que sean conscientes de que en esta vida, o eres útil o no eres nada.
      Gracias por tus palabras tan valiosas. Y por leerme… Feliz “hornada”

  2. joaquin cordero rodriguez dice:

    Yolanda, estas palabras me parten el alma, soy de los ” desgraciados ” que no pude casi disfrutar de mis abuelos. Por mi padre murieron antes de yo nacer, y de mi madre mi abuelo murio teniendo yo unos cinco años y mi Abuela Carmen cuando tendria unos catorce. Y la recuerdo con un grandisimo amor, cariño, un ser unico.
    En este tema soy un puro radical, no soporto, aguanto ni permito cualquier mala palabra o gesto estando yo presente, a una persona mayor sea personal o fuera de mi entorno. Me sale el peor Joaquin, no puedo evitarlo.

    • yolanda dice:

      Joaquín, gracias por traernos toda la ternura y el respeto por tus mayores. Yo también soy radical con ello y así es como tiene que ser pero, por desgracia, hay muchos padres o abuelos que no saben qué hacer para evitarlo y no tienen ayuda para ello.
      Un abrazo enorme y gracias por tus palabras. Feliz tarde de miércoles.

Deja un comentario