poemadelunes: Bandera de mujer.
2 noviembre, 2015
Sin palabras para Miguel…
4 noviembre, 2015

Cerebro mandarina

Hay días en los que tengo el cerebro como una mandarina, preñado de gajos apretados con diferente piel, sabor y textura. Así funcionan mis proyectos, todos viviendo en mí y sin dejar de fluir. Maravillosamente dulces, como un beso adolescente.

Y, entre medias, las personas a las que quiero y a las que me sabe muy mal decir que no cuando me piden algo, o me invitan a algún evento. Menos mal que hace ya tiempo decidí que solo intentaría dar síes de calidad…

No somos conscientes de la cantidad de situaciones en las que hacemos algo no porque queramos, sino por agradar a otra persona.

Y no me refiero a ser educados o generosos, ni a cuidar de nuestros hijos o mayores. De lo que hablo es de realizar, por ejemplo, algo que a tu pareja, o a tu amiga, le encanta y que va en contra de tu propia diversión o forma de vivir. Una vez no pasa nada pero, si lo realizamos con frecuencia, nos supone un esfuerzo emocional que va en aumento y es, entonces, cuando esperamos algo a cambio. Es decir, estamos contabilizando las veces que damos (ojo, esto no lo hacemos de forma consciente sino que es nuestro cerebro quien lo controla. El tipo es muy, muy listo).

Un día, de pronto, nos damos cuenta de que solo damos y no recibimos  y caemos en la frustración. Es entonces cuando echamos en cara a la otra persona que, encima de todo lo que hacemos por él, o por ella (porque esta persona puede ser una compañera de trabajo o tu madre), no nos corresponde. No está a nuestra altura de entrega.

Os propongo hoy algo que me encanta hacer en los cursos de formación que imparto para profesionales: Una lista con situaciones que, durante cinco días, hacemos para agradar a los demás pero que no nos apetece realizar. Cuando la leas, te darás cuenta de algo: la mitad de las cosas, no merece la pena hacerlas porque al final sólo queremos complacer para que nos sigan amando y eso, no es amor verdadero pues esa persona está amando a otra que no eres tú realmente. Si tú te muestras como eres, comunicando siempre de forma generosa y sincera, te amarán igual.

Pero debes enseñarles.

Y si no es así, es que no te merecen.

 

 

*******

feliz martes de lista, queridos míos.

Esta semana es muy intensa, espero que lo sea también muy hermosa.

Con ese deseo para vosotros, os doy los buenos días.

Y os abrazo.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *