poemadelunes: la vida, que ojalá pueda decir: mi vida…
15 Agosto, 2016
Si tú me llueves yo nazco trébol de cuatro hojas…
18 Agosto, 2016

¿Cómo creas tú, Yolanda?: 1 y 2 estados fundamentales para ello.

Me apasiona subir a la montaña sola (cuando digo subir, es subir, con una pierna detrás de otra y un palo que hace de bastón y que lleva conmigo 5 años, escuchando mi silencio mientras avanzo por las piedras).

En la preciosa casa que me espera al bajar, situada en el centro de una aldea de cuento y rodeada de tierra y vida animal y que me enamoró hace esos 5 años, es donde “creo”; del verbo crear y creer (qué suerte que tengamos un tiempo verbal que sirve para dos cosas tan fundamentales para el ser humano).

Pero, sobre todo, es en esa casa donde pienso y pienso y pienso, como acto fundamental de mi vida profesional y personal. Así me lo enseñó mi padre: “hija mía, si pensáramos más, el mundo sería más hermoso”.

yolanda saenz de tejada

Cada mañana, lo veía con su taza de café dándole vueltas a la cucharilla. -¿Qué haces, papá? -le preguntaba muchísimas mañanas por eso de que no es normal ver un acto durante años repetido y que la respuesta sea la misma:- Pensar, hija, pensar…

Por eso hoy, que no estoy en la montaña pero sí tengo que terminar un proyecto que empecé allí, escribo este post, porque siempre me preguntan por ese atractivo “proceso creativo” que a las personas tanto nos gusta encasillar y que yo creo que es una forma de vida, más que un talento. Cuando está en tus actos o tu forma de comunicar, te brota hasta haciendo lentejas.

yolanda saenz de tejada

Resumo dos puntos fundamentales que, para mí, son básicos a la hora de diseñar proyectos de formación, cursos, poesía, recetas de cocina…etc (en la creatividad todo vale 🙂 ).

1/ El tiempo “muerto” o, más hermosamente dicho, la soledad elegida (que sí, que es lo mismo si la empleas bien).

Ese tiempo que necesito para no hacer nada, para que mi mente se libere de corsés, de redes sociales, de fórmulas para ser feliz, de productividad y proactividad, de mis maestros, de mis hijas, de mis amigos, de las horas estipuladas, de la mujerniñabuena, de lo que no sea fluir, ser yo, pasear, comer a la hora que quiero y sentirme plenamente independiente.

Ese es mi secreto: sentirme independiente de cualquier otro ser humano o circunstancia material que me rodee.

yolanda saenz de tejada

 

A partir de ahí es cuando la creatividad sale a raudales en cualquier instante y permanece muchísimo tiempo. Cuando comienzo a saturarme de elementos externos, vuelvo a subir a la aldea, a la montaña, y me nutro de nuevo. El espacio, en este caso, es el alimento. No tiendas, no bares, no personas a veces, no internet… pura vida.

2/ El método. El crecimiento de una idea. Las preguntas (y a veces, las lágrimas, como diría en un poema).

¿Qué quiero?

¿Qué me lo impide?

¿Qué voy a hacer para conseguirlo? Porque esta menda va a por ello a muerte, señores.

¿Cómo y cuándo lo voy a conseguir…? Esta pregunta es el origen del camino, es la que marca la agenda. Es la mayúscula original, la que abre el texto. Esta pregunta lleva dentro las respuestas y las fechas. Y, los deberes, claro… (me encanta esa palabra: deberes).

Estas preguntas siempre escritas, en un archivo y siempre abiertas en mi ordenador, respondiendo, avanzando, marcando agenda…

Así que ese es mi proceso creativo y, por fortuna, tengo el lugar físico para llevarlo a cabo. Pero cuando no lo tenía, otro espacio ocupaba su lugar.

 

El verdadero reto de la vida es ese: encontrar tu lugar.
Después hay muchas pequeñas peculiaridades que aceleran estos procesos pero eso ya es otro post 🙂

yolanda saenz de tejada

Deja un comentario