labicicleta
1 abril, 2010
cocinándote
12 abril, 2010

desdeestambulconamor

Este poema de hoy, desde la habitación con vistas a la vida en un hotel de Estambul, va dedicado a Yolanda, mi tocaya, porque alguien me pidió un poema para ella que aún no he enviado pero mientras, le dejo este para que la abrigue.

Todas sus palabras
pintadas con sensuales
letras en mis costillas
devorando mi
creciente pudor,
se borraron.

Toda la presión
apiñada en el centro
de mis ojos,
cabalgando por mis
venas sin permiso,
—y sin razón—
se partió.

Y sentí las astillas
pinchar mi
corazón.

Y oí prender
(tan cerca)
el fuego
del adiós.

Una pequeña
llama dentro
de una flor.
Pero,
que en mí,
hizo el efecto
de un olvido
demoledor.

yolandaenamoradadeyaquí

3 Comments

  1. Voltios dice:

    pasalo bien yolan, pasalo genial, de corazón, gracias por todo y por el globo, un besote. hablaré del poema del globo hoy en mi blog

  2. ☆Vale dice:

    A veces el olvido es necesario

    besos

  3. Anónimo dice:

    Es precioso. Se nota que se escribió desde Estambul, tan cerca del cielo. Seguro que cuando andabas pensabas que pisabas cristales ……… eran los trozos de mi corazón, que se quedaron con mi amor en Estamhul.Gracias tocaya, aun sin conocernos parece que te conozco desde hace tiempo.Tu guia de Estambul

Deja un comentario