radio 3 la libelula (pedazo especial de lujo)
18 Noviembre, 2010
queridaamiga
22 Noviembre, 2010

El bonillo. Entrega de premios del Concurso internacional de poesía Yolanda Sáenz de Tejada y de relato “Radio Almenara”

Diré la luz y,
después,
escribíré la sonrisa.

Diré los abrazos y,
después,
les bordaré el rostro de los amados. Es decir, de aquellos que cada año (iba a decir me pero ahora diré nos porque Trini siempre viene conmigo) nos abren ese pueblo que digo ya que es mío.

Que es mi alcalde y que es mi concejala de Igualdad.

Aquí os presento a El Bonillo y la entrega de premios, una de las citas más esperadas de mi agenda. Diría yo que la más hermosa (lo siento, si alguien se molesta pero son muchos años con tanto amor a cuestas y cada vez se superan…)

Recepción de los ganadores en la sala de plenos del Ayuntamiento. Con Pepe García (Radio Almenara, el alma de este concurso) y con Pilar Sierra (mi concejala de igualdad) A los ganadores (los del concurso de poesía y del de Relato Breve) se les invita a comer. Esto es muy hermoso, no lo hacen en ningún sitio.
Comienza el acto!!! ya estamos en el salón de Plenos y Víctor y Victoria comienzan a retransmitir porque es como un programa de radio. Genial…

Pepe García da la bienvenida y el corazón.

Pilar Sierra se entrega. Esta mujer es un regalo.

Y esa soy yo… tan feliz que no quepo. Soy madrina además del concurso de relato breve. Un año gané en este concurso y desde entonces, la suerte y el amor de este pueblo, me acompaña.


GANADORES

3º Premio de Poesía. Elena Román Torres (de Toledo)

Episodio piloto

Primera escena

Un hombre camina por una calle
sabiendo que tras la esquina aparecerá
una anciana con el pelo largo y blanco,
que junto al número tres
un chico en silla de ruedas
estará esperando algo o todo,
que abrirá la farmacia alguien fumando.
Como siempre, no va a decirles
hola ni adiós, ni siquiera hoy
que sigue al hombre de cerca
el camión de la mudanza.

Segunda escena

Llueve y una mujer
entra en un taxi.
Pide ser llevada no muy lejos.
Cuando llegan, el taxista
sube el precio en el taxímetro.
¿Por qué?, pregunta la mujer.
Por llevar un complemento,
contesta el taxista,
señalando el paraguas.

Tercera escena

Un hombre y una mujer andan juntos
aunque en dos planos diferentes:
ella pasea en octubre entre los árboles,
él pasea en enero con el mar de fondo.
Se me olvidó porque me lo recordaste,
dice el hombre. La mujer le retira
una ola del pelo.

Epílogo

El sol circula por la carretera
a doscientos kilómetros por hora
y abraza, desenfadado,
al coche con sombra de luna
donde la mujer y el hombre
miran hacia el frente, conscientes
de un maletero atestado
de ramas y algas.

2º Premio de Poesía : Jose Antonio Fernández Sánchez (de Terrassa, Barcelona)

EVA JADEA ETERNAMENTE

De la cajita con sortijas
no sale música, si no un enjambre
de hilillos con saliva y un olor
a pan de caramelo,
a perfume de sándalo quemado
con toque a fresco chicle de cerezas.
Es la historia de siempre
y arreglada a la edad de las ojivas.
El pajar se quedó sin siesta
y las enaguas de cartón,
antiguos almohadones de la espalda,
amarillean junto al escondite
donde van a parar las voces
de los primeros gritos primerizos.
Vence el dolor de adolescencia
que viene en convulsión, tocada
la médula, la llaga, la úlcera,
mientras sigue el chupete entre los labios
esperando el momento de un cigarro
de sabor mentolado clandestino.
La misma historia repetida.
Será la vez primera,
robada la pintura del tejano,
que el sudor se disuelva
hasta romper el nudo de los ojos,
que el estrenado escote
no le impida el disfrute del dolor
de los cristales que le aprietan.
En la profundidad del canalillo
un colibrí se despereza.
Ya llegará el momento
en que la mariposa rompa el ala
y ya no pueda entrar de nuevo
en la tranquilidad del útero,
perdida la afonía de su sombra
al morder la corteza de un manzano.
1º Premio Rocio Rubio Garrido (de Sevilla)

SALIVA SIN ESTRENAR
Pude quererte.
Sólo necesitaba tres segundos
más de tu azul para
haber derramado el vestido,
la silueta de la falda
volando sobre tus manos,
las medias caladas que
hubiera querido que arañases.
Pude haber asaltado tu espacio,
desordenar obligaciones,
enmarañar la lengua tímida
que en vano aguardaba
la saliva candente.
Pude haberte escrito
una canción estúpida,
una de esas letras dulzonas
que hiciera pasar por rosa un
corazón desengañado y viejo.
Pude tropezar en tu cuello:
haber ensuciado la camisa
con el nacarado de mi boca
en ese beso arrepentido,
como un saludo precipitado.
O haber roto cristales,
reventando las lentes
que te desviaban de mis pasos.
Demostrarte la fórmula de mi
muslo encajado en tu rodilla,
una teoría física que te
atara como una ley de
la gravedad, unido a la fuerza.
Pude escanear mi corazón
y adjuntártelo en un archivo
que te infectara con el virus
de mi demencia obsesiva.
Pude lanzarte a bocajarro
una bulería de quejidos
lacrimógenos, o una saeta que
te desangrara por fin el alma.
Pero cuando me aprendía
las palabras ensayadas
te escapabas, pasillo al fondo,
y me dejabas con el labio
y mi canción sin estrenar.
Pude susurrarte miles de historias.

Todosmuyfelices

Y aquí os dejo los poemas ganadores por orden de premiados:

SALIVA SIN ESTRENAR

1 Comment

Deja un comentario