siemprelepusenombrealascosas
5 julio, 2010
niñossaharauisenmisdedos
12 julio, 2010

guardandocosas

Bueno, siempre cambio mi blog los lunes y los jueves pero ahora estoy de promo y un poco desubicada así que llego siempre tarde…je,je

Este es un poemaprotesta, es el resultado de muchas cosas de este viaje, donde una (esta que teclea como loca) no deja de observar.
Salgo de la ducha empapada. Este apartamento que he alquilado en un oscuro lugar de mi cerebro, se me queda pequeño. Mis ojos atrapan con un grito la toalla. Sin querer,he mojadoel suelo.Me escurro…
Voy a parar directamente, con mis pechos, a la cocina. El golpe es sincero; he agujereado las baldosas. Que curioso,no me he hecho daño.
A borbotones, comienzan a salir de mi cuerpo toda clase de utensilios inútiles que tenía instalados dentro de mí: unas tijeras de podar (recuerdo que llevaba meses buscándolas), una sonrisa torcida, un mechón de tu pelo (mi adorable sansón), la primera muñeca que me regalaste y un diente roto que no quise tirar.
Intento levantarmepero no puedo. No soy la misma;peso, seguro, tres libras menos.
Siempre te han gustado las mujeres delgadas y yo, nunca podía dar tu talla. Esa frase literal que tantas veces te dije, explicando la grasa de mis sueños, pero que tú nunca supiste entender, ahora, antes de que vuelvas a casa y me veas repartida entre las baldosas grises de la cocina, (pero delgada)la enterás: Mi amor, siempreme guardo demasiadascosas dentro. yolandaqueadoraunoskilitosdemásenlaspersonas

1 Comment

  1. la escena acuática resulta muy veraniega

    🙂

    un beso

Deja un comentario