poematípico
23 septiembre, 2010
Andújar Sept 2010. Presentación de autor
29 septiembre, 2010

lacomunión

Dice mi hermano
pequeño
que en mi primera
comunión
fui feliz.
Seguro
(aunque él
no la recuerde).

También me cuenta
que mi madre
me compró
un vestido blanco
de tul.
Mentira
(era heredado pero
hermoso,
en mi casa
siempre se ha compartido
la ropa y
el chicle).

Dice que tuve
una gran fiesta
de globos y golosinas
en aquella
casa grande
de pueblo.
Después,
los regalos y
la tarta de chocolate
–que manchó
el vestido
heredado–.

Mi hija no hace
la comunión
porque lo ha
decidido ella
con su madurez
de mujerpequeña.
Santa
palabra.

Hemos ido
a tres celebraciones
este año y
me alegro
de no hacer
la suya.
Hoy compramos
a los niños de diez años
su incorporación
inmediata a la iglesia.
Una moto con casco,
un ordenador
y un fajo de billetes,
son los pases de la entrada.

Aunque tal y
como están las cosas,
quizás me confirme:
Necesito
un lavavajillas
nuevo.

yolandaguerrera

4 Comments

  1. Irónico, brillante y buenísimo y desgraciadamente tan real…

    Un beso.

  2. Muy buen poema (excepto eso de compartir el chicle, aunque recuerdo también haberlo hecho).
    ¡Que cosas!

  3. blog1 dice:

    PALOMA: graciasssss.
    JOSE ANTONIO: Pues lo del chicle tiene su gracia, te lo recomiendo…jajajaj, nunca es tarde.
    VOLTIOS: gracias, amigo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *