¿Qué más da lo que estudies…?
22 junio, 2016
Querido zorro, acércate a mis rizos y a mi cerebro…
23 junio, 2016

¿Qué más da lo que estudies…?

Por norma, diariamente, me nutro de unos diez artículos que devoro de varias fuentes (twitter y linkedin en su mayoría). Tengo mis gurús, claro, pero me apasiona descubrir a profesionales nuevos.

Hoy no me puedo resistir a traeros un tema de vital importancia para mí, y no por tener una hija que está en plena indecisión sobre lo que estudia, ni por estar constantemente intentando dar una respuesta de aliento y formación a los que me piden herramientas para encontrar o cambiar de trabajo (aquí no soy nada condescendiente y adivino, en la mayoría de las casos y por adelantado,  quien tardará menos en conseguirlo y está muy relacionado, como todos sabemos, en la actitud).

La generosidad tienen mucho que ver en la búsqueda de empleo. Si ves tu tiempo como si valiera dinero, no serás capaz de trabajar haciendo proyectos para demostrar que vales. Sin embargo, si te adelantas al cliente, a la empresa y les demuestras que te necesitan, ellos te verán. 

 

yolanda saenz de tejada

 

Ayer, leyendo un post de Raúl Hernández González, sobre un tuit de Daoiz Velarde, me emocioné al ver que le ponía palabras a esto que siento tan real, como que soy rubia y no tonta :).

Os lo dejo porque fue un regalo para mí y porque muchos de los que me leéis estáis en esta situación, aplicable a los que ya tenéis trabajo y queréis cambiar o a los que lo buscáis.

Aunque no olvidemos que siempre hemos de estar alerta, siempre estamos buscando trabajo…  

“Creo que el futuro profesional no se articula en base a “qué has estudiado”, si no más bien a “cómo has estudiado”. El desarrollo de habilidades profesionales y personales por encima de los conocimientos adquiridos. Porque los conocimientos evolucionan y caducan cada vez con mayor velocidad, y es bastante absurdo pensar que “lo que aprenda en la Universidad es lo importante”. No, cualquiera sabe que el aprendizaje de verdad se produce una vez que sales de la Universidad y te enfrentas al mundo real. Es ahí donde aprendes lo que realmente necesitas aplicar, acudiendo a múltiples fuentes de conocimiento, y así seguirá siendo durante el resto de tu vida. Nadie te asegura (y todavía hay tanta gente que vive en la inopia… ) que por el hecho de estudiar vayas a tener “premio seguro” (luego vienen los lloros tipo “yo hice una carrera, y dos masters, y… estoy limpiando váteres“). No sé si alguna vez fue así, desde luego ahora no. En ese sentido escribía hace tiempo que “la universidad no sirve para nada“, y lo sigo pensando. De hecho, lo pienso también de la educación formal para más pequeños.

Lo que es fundamental, por encima de qué estudies (o de si estudias) es desarrollar habilidades personales y profesionales. De análisis, de síntesis, de comunicación, de organización, de relación, de trabajo en equipo, de autogestión, de esfuerzo, de resiliencia, de liderazgo, de visión global, de negociación… Aprende idiomas, construye tu red de contactos, ten experiencias diversas, ve mundo. Todo esto son habilidades transversales, que te van a servir a lo largo de toda tu vida, una colección de recursos de la que podrás tirar sea como sea el futuro. Habilidades que, en realidad, se pueden desarrollar estudies lo que estudies. Incluso si no estudias. Ése debería ser el foco, y no “los conocimientos” o “las salidas”. Porque los conocimientos los vas a tener que ir renovando permanentemente (dependiendo de cómo evoluciones tú, de cómo evolucione el mundo), y “las salidas” distan mucho de estar claras.

Llegados a este punto, ¿qué estudiar? Pues mira, antes que eso… ¿quieres estudiar? Porque no es lo relevante; lo que importa es que seas consciente de la importancia de tener habilidades y pongas el foco en desarrollarlas. Estudiar es un camino, pero no es necesario ni suficiente, y a veces tal y como está montado el sistema educativo es contraproducente. Y si te decides a estudiar… estudia lo que te apetezca, y cómo te apetezca. Lo que te haga sentir bien. Porque siempre será más fácil desarrollar tus competencias en un entorno apetecible que si estás haciendo algo que no te gusta “porque es lo que tiene salidas”; la probabilidad de que no te desarrolles una mierda, estés amargado y encima te encuentres con que al acabar las presuntas “salidas” que dabas por seguras estén tapiadas es elevada.”

 

Raúl Hernández González

 

*******

Buenos miércoles!!!!

vámonos a correr para que nos amanezca en el pelo y en las ganas 🙂

Hoy es un día muy intenso y mi primer pensamiento son gracias por poder estar aquí, escribiendo esto para vosotros y para mí misma. Viviendo para y por lo que me apasiona…

Que tengáis una preciosa jornada.

 

 

Deja un comentario