poemadelunes: Estas no son mis Navidades…
28 diciembre, 2015
Venga hombre, no me acumules basura…
30 diciembre, 2015

Mi viejo favorito…

fotografía: Jesús Ochando

 

De ti, año viejo,

aprendí a ser más joven

(es decir, a quererme más),

a decir que no más alto y más claro

(lo que jode al que se lo dices…),

y a amar a nuevas mujeres

que se han cruzado en mi camino.

 

De ti, año viejo,

aprendí que las redes sociales

son el espejo que te refleja,

no en el que te miras,

y, por supuesto,

que primero son las yemas

y luego es la piel

(sin ojos donde mirarse no hay amistad, no la quiero).

 

Y aprendí a ser déspota con quien no me quiere bien

(“irse” de mi lado, como se dice en mi tierra);

a esconderme del mundo dos veces al mes,

y a luchar sin descanso por mi libertad,

que es ser lo que me da la real gana.

 

De ti, año viejo,

aprendí que estar sola es un estado vital,

no un estado social

y que si haces el bien,

procura mirar a quien,

para elegir a uno que también lo haga

y así formar una cadena humana.

 

Y sobre todo, de ti, pendejo año viejo,

aprendí que para honrar a los que ya no están

tenemos la obligación de ser felices,

de no quejarnos,

y de celebrar cada gota de nuestra vida.

 

Por eso,

este año que viene,

será cojonudo

(aunque no tenga rima).

 

 

 

 

Feliz día, queridos.

Que estos últimos días nos sirvan para saber lo que hemos avanzado en nuestra vida.

Pasos de enano para objetivos de gigantes…

 

os abrazo hasta doler. Así me regenero que hoy tengo un día muy, muy intenso 🙂

 

 

 

2 Comments

  1. joaquin cordero rodriguez dice:

    Dios, como me encantan tus palabras, coincide practicamente con mis pensamientos del 2014/15 y ampliarlas para 2016. Con tu permiso me imprimo todo lo dicho por vos, y esperando tus comentarios de mañana.

Deja un comentario