poemadelunes: Clara, no le cojas el teléfono…
23 Noviembre, 2015
Hoy quiero amor del bueno…
25 Noviembre, 2015

No existe hablar en público.

¿Y por qué NO comunicamos?
 ¿Qué es lo que hace que no lleguemos a los demás y por qué los demás no nos reciben igual que lo hacen con otras personas?

Con el éxito que tienen algunos…

¿Cuál es nuestra barrera? Puede ser una forma de estar, de apoyarnos, de vestirnos, un tono de voz, una velocidad al hablar, falta de credibilidad…

Todos queremos ofrecer seguridad cuando comunicamos porque nos gustan las personas que se sienten así.

Ojo, que la seguridad siempre se explica desde la tranquilidad, nunca desde la exigencia.

 

Pero…¿Siempre comunicamos igual?


No, por supuesto. La forma de comunicar será diferente en su contenido según el tipo de público al que nos dirijamos. No es lo mismo que te entreguen un premio que discutir con tu pareja un tema personal o defender objetivos en la última reunión del año. Pero no lo será en la forma porque ha de serlo en el fondo.

Siempre hemos de ser nosotros íntegramente. Nuestra propia identidad es lo que la gente quiere ver, independientemente del lugar donde estemos comunicando.

Adriana Kaplan, la gran coach de la comunicación, me enseñó que NO EXISTE HABLAR EN PÚBLICO. Comunicamos desde que nos levantamos hasta que nos acostamos.

 

Público es todo aquel que se relaciona con nosotras: nuestra pareja, nuestros padres, hijos, amigos…

 

Si nos diésemos cuenta de este principio, de que hemos de prepararnos para hablar cada día, existiría la comunicación diaria; es decir, estaríamos entrenados para hablar luego delante de otros porque sería nuestra forma natural de relacionarnos.

Margarita Álvarez , que comunica desde el instante uno con su sonrisa pero su firmeza, expresando seguridad y bienestar emocional (así la recuerdo con mucha alegría), Charo Fierro, que lo hace desde la verdad y la pasión, dos ingredientes que considero fundamentales; mi madre, la mejor comunicadora que conozco porque siempre brinda un espacio único a los desconocidos;  o mi maestro, Juan Carlos Cubeiro, que tiene el don de expresar toda su grandeza y hacer que tú también te sientas así… Ellos son personas a las que recuerdo siempre por su forma de comunicar tan positiva.

Personasbrújula  (como siempre digo en formación cuando llegamos al módulo de quien nos inspira) de las cuales debemos aprender para que la comunicación sea eso, una forma de relacionarnos.

De la misma forma que soy partidaria de que el mejor vino no puede esperar una ocasión para beberlo, nuestra mejor versión (si es la que queremos dar) no puede esperar un buen interlocutor para mostrarla.

 

*********

Feliz martes, hoy me toca sacar la varita mágica (o la escoba) para hacer magia y ser capaz de terminar todo lo que queda en la agenda y, entre medias, cocinar un pisto para mi hermana la peque, que hoy comemos juntas en la casa paterna y si no se lo llevo, me quiere menos 🙂

Feliz día, queridos, feliz amanecer que espera en la esquina para que le digamos que es bienvenido, que pase, que hoy lo viviremos con ilusión…

 

 

Deja un comentario