yolanda, qué quieres..?
23 julio, 2015
unos versos de sábado para hacer la colada al sol… (que me encanta).
25 julio, 2015

No soy un mueble, soy la vida…

Siempre quise una casa que pudiera pintar a mi medida (sí, pintar). Teniendo en cuenta que soy autodidacta, es un poco arriesgado.

Así que cuando descubrí la aldea y poco a poco me fui instalando allí, esa casa se convirtió en la de mi vida porque podía levantarme con los pinceles y pintar puertas, muebles y lo que quisiera.

Nadie se quejaba, sobre todo porque casi todo el mobiliario menos las camas eran “acogidos” (de la calle, de casas de amigos, de algún negocio con un gitano colega que tiene muebles estupendos y me los pone a buen precio, regalos…).

 

Así que cada vez que subo, modifico la historia de uno de ellos y este último ha sido fascinante. No solo porque a mí me encanta como ha quedado sino porque mientras lo pintaba, en el espejo se reflejaba toda la montaña que vive frente a mi casa y el mueble la absorbía.

No es una tontería.

Cuando vi la escena hice una fotografía y pensé: este mueble ahora es mucho más feliz porque ya lleva la montaña en su iris y quizá yo era la primera persona que lo sacaba a pasear, jeje.

 

Bueno, no es que lo pensara así todo de golpe pero ahora, recordándolo se me viene a la cabeza y como los escritores tenemos licencia poética, pues eso… 🙂

 

En fin, que me parece preciosa la imagen y la quiero compartir.

Parece un cuadro en lugar de un espejo…

Y, como veréis, ha quedado muy molón en la casa.

 

yolanda saenz de tejada

 

 

 

Feliz, feliz viernes, queridos míos.

Esta bruja se va a acercar a su mar, a Huelva, que me muero por nadar en él.

¡¡Que el lunes empezamos un curso intensivo!!

Qué ganas…

Os abrazo hasta doler.

3 Comments

  1. Estrella dice:

    Espejito, espejito, que chulo he quedado pintadito”.

  2. silvia dice:

    Buenos días corazón. Precioso mueble, parece que tiene la montaña dentro de él. Disfruta mucho de tu tierra, Huelva, bebete ese maravilloso mar y disfrútalo. Un abrazo de piel.

  3. joaquin cordero rodriguez dice:

    Hace años vi en un espejo un mueble, alto, no muy bien tallado, descolorido, algún destrozo interior, y al hacerlo como estaba había costado una buena cantidad, de inmediato lo hice mio (atrevido), lo de alto y no muy bien tallado lo dege era su “yo” personal, le cambie de color, me gustan tonos ocres, eel interior intente adaptarlo al momento y su utilidad, luego atendi y hable con “el” para que me aconsejara donde se encontraria mejor. (no solo se habla con las plantas), llegamos a un acuerdo y hoy se siente feliz, soportando las cargas, golpes, arañazos (los perros-amigos). Y particularmente creo que es otro.
    Y ahora cuando miro el espejo, soy yo el que me estoy viendo.

Deja un comentario