Arquitecto de mis huesos, constrúyeme…
13 abril, 2016
poemadelunes: No fue todo eso que siempre sucede…
18 abril, 2016

Con estas se simplifica casi todo lo relativo a la comunicación:

1- TODO LO QUE ES INNECESARIO SOBRE TI, LO ES PARA EL QUE TE ESCUCHA

A todo el mundo le gusta hablar de sí mismo. La mayoría de las personas decimos: «Sí, porque yo…», pero la otra persona no espera el yo, espera el tú.

2- PARA SABER COMUNICAR HAY QUE HABLAR MUCHO CON LAS PERSONAS

Esto, por ejemplo, sucede con muchos profesionales que están todo el día delante de un ordenador —o incluso con un presentador de televisión—, que sólo se relacionan con la pantalla. Y luego, al ponerse frente al público, no saben qué hacer; no tienen recursos para comunicar.

Las personas que más nos gustan son las que en su vida diaria conversan constantemente.

3- ¡VIVA LA CURIOSIDAD!

Cuanto más curiosos seamos, más nos interesarán las personas y más les preguntaremos. Cuantas más cosas nos sucedan, más viajemos, o más leamos, más interesantes seremos para los demás porque podremos preguntar más.

4- NADA DE CONTAR BATALLITAS

A casi nadie le interesa qué embarazo tuvimos o lo mal que lo pasamos cuando nos matriculamos en la carrera (la mili no la voy a nombrar 🙂 ). Hemos de procurar hablar de situaciones recientes que las personas sientan cercanas y con las que se puedan identificar.

5- ¡¡VAMOS A ENRIQUECER NUESTRO VOCABULARIO!!

Cuanto más vocabulario tengamos, más palabras utilizaremos y más hermoso será nuestro discurso. Pero, ¡ojo!, buscando siempre que el fin no sea lucirnos, sino que la otra persona nos entienda.

6- COMUNICANDO CON EL CUERPO

Nuestra escucha o exposición activa es la que hace que la persona a la que vaya dedicada nuestra conversación sepa que estamos «por» y «para» ella. Nuestro cuerpo comunica mirando con los ojos, o girándonos para quedar «frente» a esa persona. Cerca, pero sin invadir. En resumen: nos acomodamos a ella.

7- ¡QUÉ ERROR PENSAR QUE CON LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS ESTAMOS TODO EL DÍA COMUNICANDO!

De igual forma que las nuevas tecnologías son beneficiosas para aportar conocimientos o ganar en gestión del tiempo, son dañinas para la comunicación. LA HAN ANULADO. Las mujeres somos (o éramos si no lo cortamos a tiempo) unas comunicadoras natas por nuestra inteligencia emocional, pero ahora, inmersas en la red enviando emails, whatsapps, tuits y demás, NO NOS VEMOS, y cuando lo hacemos, no sabemos qué contarnos porque, además de no soltar el teléfono, estamos perdiendo la capacidad de atrapar a quien tenemos frente a nosotras. Ya no nos interesa lo que le sucede al contrario, o al menos no nos interesa cuando lo tenemos delante, aunque parezca que a través de mensajes sí. Es decir, no comunicamos.

 

 

 

*****

Buenos jueves, queridos, hoy me he levantado con unas ganas locas de remendar el mundo y, como la vikinga mayor está aquí y se va a un curso, de hacer bocadillos de diseño 🙂 (o de mezclas raras, como les dicen ellas).

Que tengáis una preciosa “hornada”, me voy a nadar que lo utilizo de laboratorio de ideas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *