arjonilladejuana
16 Agosto, 2009
mihijayjasmin
27 Agosto, 2009

ojosnuevos

Aparco el coche con cuidado, pero no por rozarlo, sino por no molestar al vecino, ese dulce hombre que me ha abierto la puerta nada más llegar.
Y,
lo mejor,
me ha sonreído…

Entro a borbotones en la casa que mi hermano Fernando ha alquilado en la playa de Huelva (donde se me muere y se me nace mi mar).
Despliego mis besos y muevo la cola al entrar, como un perro callejero sin caricias que tiene un nuevo dueño.
Estoy dispuesta a vivir de los restos, me digo al oler las algas…

Y me pongo el bikini.
(Por suerte no me da tiempo a mirarme si he engordado…je, je)

Me muero por nadar,
por pincharme
toda el agua salada
en las venas.

Por volverme piel
que flota desnuda
en la boca de la orilla,
arrastrada por las mareas
como un trozo de ropa
abandonada.

Dejar de ser yo para ser,
por ejemplo,
un caballito de mar.

Y bajo a la playa, descalza, pasando por los ángulos del aire y de la calle. Mirándole los ojos a las puertas que tantas veces he visto.
Soy un jarrón lleno de guijarros. Conforme me voy acercando al mar, las piedras se van licuando en mis entrañas. Se van volviendo agua que, a través de mis venas, me voy chupando yo misma.

Pero hoy,
todo es diferente.
Tan viejo
y tan nuevo…

Soy feliz.

Y, mientras nadaba, he decidido parirme de nuevo los ojos. (Los elegiré del mismo color para que no lo notéis).

Y he acordado con mi sombra
que quiero volver
a ver las cosas como si fuera la primera vez.

Abrir los ojos mucho,
mucho,
hasta que se
me queden
grandes.

Y en ello estoy…

yolandaquemiradenuevo

Deja un comentario