Insiste hasta convertirte en sal…
14 Octubre, 2015
Mi contabilidad B
16 Octubre, 2015

Poder (o el beso de una rana exitosa)

La sensación de hoy es poder…

Uno no adquiere poder o éxito cuando los demás lo dicen sino cuando él mismo lo interpreta.

El poder no es tener cosas. El poder es solucionar “tus conflictos”, que pueden ser los de otros o los del mundo, incluso, pero que tú has decidido que sean tuyos (la ruina de un amigo, la separación de tu mejor amiga, la muerte del padre de tu pareja…).

 

Éxito = yo puedo.

 

El éxito no es un estado global sino el cúmulo de pequeños logros que cada día consigues y que depende de la tarea que hayas elegido (de sus plazos, de su complejidad…). Por eso a veces te sientes súpermujermaravillosa o directivodenarices y otras veces una mierda; porque el éxito no es constante, aunque los que te rodean lo piensen o aunque tu imagen lo sea porque los libros dicen que siempre hay que decir que todo va bien.

Así que todos somos exitosos de vez en cuando.

 

El poder es la antesala del éxito y hay que trabajarlo cada día porque no “podemos” con todo, incluso a veces, algunos días, algunas mañanas o tardes, con nada…

Así que hoy me siento poderosa, embriagada de un pequeño poder que me da licencia para saber que este camino tan costoso y con tantas horas invertidas en él, es el único que me hace feliz y el único que me llevará a los pequeños estados de éxito. Y que cada logro no es eterno sino con fecha de caducidad pero que cada uno de los procesos que comience, han de tener, en cada gesto cotidiano, la excelencia. Bendita palabra que siempre tiene un denominador común: las personas.

Y estas personas, por fortuna para los que tenemos la enfermedad de la curiosidad,  van cambiando. 

 

Me viene a la mente ahora, en esta mañana de un jueves que aún se me enreda en los tobillos,  ese trocito de poema al que llamo : milujo , con el que tantas veces he comenzado una conferencia y que cierra el libro de poemas “Diario de un desembarco” (de Huerga y Fierro).

 

 

Me enloquecen

las cosas

lujosas;

me hacen

sentirme

terriblemente

poderosa.

 

Me compraría,

por ejemplo,

hasta agotar

mi tarjeta,

todas las sonrisas

de Mandela

(qué curioso,

siempre que lo

veo reír,

lloro).

…..

 

 

 

*****************

Feliz mañana, queridos amigos. Vamos a por esos pequeños logros que nos otorgan la capacidad de sentir que podemos, que solo nosotros somos los dueños de alcanzar lo que ansiamos.

Y vamos a por este jueves, que huele a sueños recién plantados.

2 Comments

  1. Estrella dice:

    Vamos a por el Jueves guerreraYolanda!

Deja un comentario