Alimento para el alma. Conversaciones con mi zorro.
26 julio, 2012
Trueque exquisito de mi novela
2 agosto, 2012

poemadelunes. A esos hijos, que no son invisibles.

Porque hay mujeres que se van desangrando de tristeza;
porque ellas se cuajan de tanta miseria pero,
sobre todo,
por los hijos que las ven,
aunque ellas,
pobres venas rotas,
no tengan corazón para darse cuenta.

Cocina y lava
mientras tiende
sus sueños.
Barre y friega
mientras limpia
sus recuerdos.
A veces,
se sienta
en el escalón
de su tristeza.
Y grita.
Fuerte y sangrando
locura,
sin entender
por qué él
se fue con otra.
Yo la observo,
escondida 
entre las sábanas
de la mañana y
de la angustia,
antes de que venga
con un: ¡levántate,
hija mía,
que
seguimos
estando
solas!
a despertarme.

yolandarodeadadeniños

6 Comments

  1. Anónimo dice:

    arrugaíta el alma m has dejao…
    abrazos paliativos
    trébol
    mi txinbo tb se qedó con mirada triste

  2. Anónimo dice:

    virginia perez pareja de juan melero
    ke ondo me has llegao niña
    con el penar de esta vida
    nuestra k con los hijos
    k de las separaciones k quedan
    sin ese apoyo moral y emocional
    de sus padres unidos solo ven
    donde antes habia amor ahora solo
    son guerras de tu padre es…. o tu madre tal
    son hijos del desamor k sienten los padres
    entre si k valores puedes darles asin…

Deja un comentario