Alquilo apartamentos (solo hay un inconveniente…)
6 julio, 2016
Entrevista en R5 (RNE) en el programa “Ellas Pueden” de Marta Pastor.
13 julio, 2016

Cuando era niña

traían a mi casa

una Virgen chiquita,

encerrada en

una urna de

cristal.

Tenía al niño

en brazos

(era una Virgen

fuerte,

porque no se cansaba

nunca

de llevarlo así).

 

Las Vírgenes

se paseaban en

jaulas doradas

por mi pueblo,

adornadas con

flores blancas

de plástico.

También traían

una hucha

(que no se me

olvide esto,

que es muy

importante:

no venir

dando,

sino pidiendo).

 

Mi madre

(parece que la

estoy viendo),

antes de echarle

una moneda,

le hablaba

bajito

–que no era rezar,

que eso es otra cosa–

y le contaba

hasta mis

intimidades

(por ejemplo

que yo había

desarrollado

antes el

pecho que

el cerebro).

 

Así que con

el tiempo y

sus visitas,

la Virgen,

esa de corona

dorada y

vestido

de un celeste

rancio,

se convirtió

en una de mis

mejores amigas.

 

Porque aprendí

que si

le contaba mis

pecados

estaba salvada y

por muchos

que hiciera,

nunca,

nunca,

nunca,

iría al

infierno.

 

 

**********

Buenos días!!! feliz lunes, feliz día del beso.

Javier Rioyo, uno de mis mentores (ahora amigo) cuando empecé a escribir poesía, me decía que la ironía era muy importante en la poesía y en la vida y que si somos capaces de trabajarla, nuestra obra será más valiosa.

Es por eso que este tipo de poemas que une los recuerdos y la ironía, me encanta hacerlos.

Espero que esta semana  (a la que yo le he perdido la cuenta por eso de que ya no sé muy bien el día que es sino que me lo adapto como ese vestido ajustado) sea maravillosa para vosotros y para los vuestros.

Yo la empiezo de la mejor forma posible, con mucha alegría, ternura y desayunando como una reina 🙂

 

(Nuria, este poema va por ti, por tu relicario 🙂 ).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *