“Te lucho…”
6 noviembre, 2015
No es abrir la boca, es llenarla de ti mismo…
10 noviembre, 2015

poemadelunes: mi Daniel también es vuestro Daniel.

Hoy, como madre de dos hijas que se crían felices y como niña amada que fui, voy a leer un poema que es muy difícil para mí.

Este poema es un agradecimiento en mayúsculas a los educadores del centro de acogida de mi ciudad, por hacer de padre y de madre y por dar de mamar y vestir a tantos niños pero, sobre todo, por permitir que algunas personas les ayudemos.

 

 

Mi hija

dobla su voz

hacia delante,

mordiendo

(con sus dulces

palabras)

la luz que habita

en los ojos de

Daniel.

 

Ella tiene

once años.

Él, cuatro;

pero se quedó

en dos

(la vida le dejó

un rincón en

blanco en su

memoria;

en su pequeño

cerebro recién

estrenado).

 

A él le

gustan las muñecas

y a mi

hija,

la vida.

Los dos comparten

la tarde de

invierno y

las lágrimas

que saltan

por mis pecas

al verlos jugar

—como si fueran

cachorros de

la misma

hembra —.

 

Daniel no tiene

padres y

se abriga del

frío del mundo

en el centro de acogida

de mi ciudad.

Esta tarde

(que suerte tenemos)

juega

a ser feliz

con nosotros.

 

No creo que mi hija

tenga mejor

escuela de

vida.

 

 

********

feliz lunes, queridos amigos. Feliz, feliz día del beso…

De la escena de este poema (y de su introducción) hace unos 7 años. Ayer, mi hija, me preguntó por Daniel (y por muchos otros niños que nos hicieron felices durante los años más hermosos de la infancia de las vikingas).

Algunos, por suerte, se quedaron siempre a nuestro lado. Ellas saben…

Por cada niño, un poema, no tenía mejor forma de expresar el infinito agradecimiento de sentirme madre del mundo cada vez que este palaciodepapel se llenaba de ellos. Aunque, como diría cualquier “buen jurado”, estos poemas no venden, Yolanda. 

Pero a nosotros nos da lo mismo. A mí me apasiona escribir bello sobre triste. Siempre hay un motivo. Cualquier sonrisa merece un poema, cualquier abrazo, cualquier sueño…aunque se vaya rompiendo por el camino y goteando.

 

Vamos a por este lunes, queridos, vamos a disfrutar de todo lo lindo que nos vaya llegando.

Abramos los ojos, pues 🙂

Feliz “hornada”.

Deja un comentario