Jaén. 13 diciembre. Baños Arabes. Poesía y ternura cotidiana.
2 diciembre, 2016
Bésame hasta que me convierta de nuevo en rana.
7 diciembre, 2016

poemadelunes: a veces soy más oscura que las montañas.

Yo tengo un escondite

donde soy mala

(o eso diría mi padre

si me viera).

 

Sola,

fumándome las montañas

y un pitillo,

bebiendo el vino

que me da la gana y

debatiendo con mi cuerpo

y mi cerebro

si este coñac de reserva

hace juego

con la chimenea

(y con mis poemas).

 

Durante el día,

loba

(o zorra, según quien me juzgue),

vagabundeo sin medida,

almuerzo lo que me regalan

y ceno a las ocho,

sabiendo que el mundo

no me va a encontrar

en esta casa

tan aislada.

 

No necesito

ni música,

solo el sonido

del teclado

y del fuego,

amándome

sin censura.

Y, de vez en cuando,

pienso en él;

solo en él.

 

Un animal

salvaje

tiene suficiente

con todo

esto.

 

 

 

*******

buenos lunes, queridos, feliz día del beso.

Decía Covey que la libertad del ser humano es ese espacio que existe entre el estímulo y la respuesta. Dependiendo de tu entorno, reaccionas de una manera o de otra.

Yo, en la montaña, siempre lo hago a medida de mi instinto. No falla 🙂

Que tengáis un día precioso y que os llegue este abrazo infinito que os doy.

Deja un comentario