Poemadelunes: cierra los ojos que te amanezco
21 septiembre, 2015
Te lo has cargado.
23 septiembre, 2015

Reventando admiración.

Una de las cosas que más me ha sorprendido siempre de mi madre, es que hable de mí, a veces, como si no fuera su hija.

 

Hace tiempo, me propuse seguir manteniendo admiración por las personas que quiero. Al principio, cuando creemos mucho en una persona y no la conocemos, nos parece casi un dios pero luego, si tenemos el privilegio de acercarnos a ella, entonces dejamos de valorar sus grandezas, sus esfuerzos, sus sueños… (por no hablar de amor y de pareja, claro).

Y no es que pierdan ellos, no, es que lo hacemos nosotros porque

no hay mayor riqueza que estar rodeado de personas a las que admiras profundamente.

 

Reconozco que lo he conseguido en muchas ocasiones y que en las que no, intento volver a recuperarla.

Así que escuchar a mi madre decirle al dentista, por ejemplo: admiro a mi hija porque es la persona que conozco que más cumple sus sueños…

o regalar mis libros como el que regala un tesoro (aunque algunos no los haya leído, que yo lo sé). Comprarlos, incluso, porque está de viaje y quiere que la gente me lea, es una lecciónregalo para mí.

Para saber que lo cotidiano no tiene que restarle admiración a la persona que quieres.

Así que hoy, martes, que a estas horas ya estoy viajando en tren hacia Madrid (Renfe, ¡¡¡te amo!!!), me he propuesto hacer una lista de personas a las que quiero y admiro profundamente, para que no me olvide que tengo que seguir cultivando sus rosas y sus risas.

 

Con este propósito amanece este día donde me dispongo a tener uno de los encuentros más hermosos del año y que marcará un proyecto que llevo soñando meses.

Tardaré menos de un parto en contarlo, lo prometo.

Feliz “hornada”, queridos, vamos a seguir admirando para crecer.

 

 

Deja un comentario