poemadelunes: vete de esta bruja…
19 diciembre, 2016
poemadelunes: no eran de arena sus ojos.
26 diciembre, 2016

En el mundo empresarial, en general, hay una falta de comunicación terrible. Antes de acudir a una reunión, pensamos que hemos comunicado  porque se han enviado miles de emails, pero el resultado es que cuando llega el momento, CADA UNO HABLA DE UNA COSA DIFERENTE, sin saber cómo se va a expresar el otro, sin saber qué le gustaría escuchar a ese cliente.

De la misma forma que cuando invitas a alguien a tu casa deberías saber algo de esa persona, cuando estás negociando o quieres que te compren algo, es vital que conozcas a quien tienes delante y lo demuestres.

 

¿Algunas claves de lo que me encanta llamar Comunicación Carismática?:

        Humanizar la exposición
 Si tenemos que dar una charla, vender un producto, o hacer una exposición, siempre hemos de empezar por algo que le gustaría escuchar al que tenemos frente a nosotros (que puede ser una persona o mil). Y esto, por norma, nunca es una definición de un producto, sino una historia personal que le motive. Algo que no se espere y que le sorprenda.

Cuanto más serio, complejo o intelectual sea el tema de nuestra exposición, más hemos de humanizarlo.

yolanda saenz de tejada comunicación carismática

         Utiliza palabras visuales Está comprobado que nuestra memoria retiene con mucha más facilidad las palabras que podemos imaginar; cuanto más visual sea nuestra exposición, más llegará y más efecto tendrá en nuestra audiencia.

         ¡Siempre la verdad!
 Hemos de decir siempre lo que sentimos y, por supuesto, la verdad, aunque tengamos que enfrentarnos a un error y explicarlo. Si lo hacemos, la audiencia será nuestro cómplice, si no, será nuestra enemiga.

No nos enseñan a comunicar con la verdad porque esto genera, inmediatamente, la palabra «culpa», que es una palabra terrible.

La gente es responsable o no de lo que hace, pero no es culpable. Si nos hemos equivocado, tenemos que decirlo.

¡Ojo con el tiempo!
 Uno de los grandes errores es abusar de la confianza que ha depositado en nosotros la persona que tenemos delante. No tenemos ningún derecho a aburrirla; al contrario, le debemos el agradecimiento de que haya venido a escucharnos. Y esto tenemos que tenerlo presente seamos el cargo más alto o el más bajo de una empresa. La persona que está frente a nosotros nos regala su tiempo para que la entretengamos, no para que la aburramos.

 

yolanda saenz de tejada comunicación carismática

 

       ¿Puedo vender mi proyecto si lo conozco muy bien? Podemos ser extraordinarios plasmando un proyecto en papel pero, paralelamente, ser incapaces de exponerlo porque no lo sabemos contar.

Bill Gates, por ejemplo, a lo que más miedo le tenía en este mundo era a hablar en público.

     

        ¡Ese Power Point!
 ¿Qué acción es la más habitual que solemos realizar cuando tenemos delante a un cliente al que queremos venderle algo? (llámese cliente a cualquier persona que tengamos frente a nosotras en la empresa y que nos escuche; puede ser personal a tu cargo o alguien a quien tienes que contarle un proyecto nuevo): ¡Ponernos delante de un ordenador o pantalla con un power point!

De esta forma ¡¡no nos relacionamos con el cliente!! sino con el Power Point, y encima, nos ponemos a hablar solos y casi ni dejamos que pregunten.

Las personas no van a ver el programa, van a verte a ti, te escuchan a ti y si tienen alguna duda te van a llamar a ti, ¡no al power point!

Toda tu credibilidad tiene que estar en tu palabra y en tus gestos.

El soporte tecnológico no debe ser el centro de atención. Lo importante es cómo nosotros desarrollamos ese discurso.

Beautiful business woman is speaking on conference.

 

         ¡Viva el silencio!
 Solucionar un conflicto o negociar es comunicación pura donde intervienen, sobre todo, los tonos de voz y el silencio; las dos claves cruciales para salir airoso de una negociación. No estamos preparados para soportar el silencio, que es un arma, pero tendríamos que saber que tiene el mismo valor que la palabra. Cuando ejercemos el silencio, estamos entregando a la otra persona toda la responsabilidad para que ella decida…

No hay rasgos comunes para detectar la seguridad de las personas porque cada uno tiene una forma de llegar a nosotros; pero se nota. Los brazos y las manos están para afianzar y demostrar que lo que decimos al hablar es verdad. Automáticamente, si sentimos, las manos y los brazos lo apoyan desplazándose al ritmo de las palabras; si no, no se mueven.

Recordemos que si la persona que nos escucha no se interesa en lo que estamos diciendo, no ejercemos el principio de comunicación. Esto debe regir nuestra vida diaria y el esfuerzo para comunicar lo hemos de realizar nosotros.

 

 

 

*****

Buenos martes, queridos, vamos a por ese principio tan hermoso que es llegar a las personas; transmitir mensajes poderosos para alcanzar objetivos o, simplemente, para construir un mundo más bello. Para acercarnos…

Que tengáis un día regalo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *