Gnomo ladrón…
10 Septiembre, 2015
poemadelunes: desayuno con sus diamantes
14 Septiembre, 2015

¿Se puede…? soy la vida.

De pronto viene la vida y se te instala decidida.

Se remanga la falda y te grita que ha llegado, por si tú estás despistada tendiendo las sábanas, por ejemplo, y no te enteras.

 

Y tú te detienes, porque ha llegado con tanta fuerza que no te atreves a hacer nada.

No ando,

no grito,

no le digo que a veces duele,

no le reviento la cara porque sé que al final ella ganará, es lo que toca, ya me lo dijeron mis tías,

y no la abrazo cuando me inunda el pecho de ternura y de mariposas con sabor a mentiras.

 

No yo,

solo ella,

la vida.

 

Y pasan los años (o los días, o los minutos, da igual, lo que importa es que todo lo que pasa no vuelve) y nos quedamos en esa vida que, por motivos de la vida (ea), nos eligió.

Y pensamos que ya nos vale…

Que no somos un recipiente para todo lo que va llegando, solo porque a la puñetera vida le da la gana.

 

Así que nos paramos a pensar.

Por fin.

 

Y pensamos (y a veces lloramos, pero eso es bueno, mi madre siempre lo dice), y pensamos, y pensamos…

Y algunos consiguen decir basta.

Y entonces, la vida, huye despavorida, ante tanta decisión.

Y de pronto, un día, en mitad del mercado, por ejemplo, mientras compras tomates, te das cuenta de que por fin eres tú.

Solo tú,

no ella,

la jodida vida que eligieron para ti.

 

Y sonríes, y comienzan a brotarte tantas amapolas en las venas, que el puesto de la carne te tiene que decir que basta, que va a llamar a los municipales porque le vas a arruinar el negocio.

 

A punto ha estado la vida de arruinarme a mí,

le contestas dichosa.

 

Y te vas.

Con tus flores.

 

 

 

*****************

Feliz viernes, queridos habitantes del bosque.

Hoy tengo la sonrisa en la punta de la lengua, así me he levantado.

Este palacio amanece preñado de cumplevidas (entre ellos, la vikinga pequeña), así que vamos a celebrar el día, desde las raíces a las nubes.

Termino unos proyectos y me pongo con ese empeño de ser feliz organizando sorpresas,  por si este día no vuelve 🙂

Os abrazo de doler, queridos míos.

Y os quiero una jartá.

Deja un comentario