Poemadelunes: Mis celos…
29 Agosto, 2016
Tu voz, que se me ha caído de las manos.
1 Septiembre, 2016

Siento rabia

“la rabia es la más seductora de las emociones, pues tiene el poder de proporcionarnos una enorme energía que, adecuadamente canalizada, es capaz de cambiar nuestro mundo”.

(Muki Palacios leído en el blog de Juan Carlos Cubeiro)

 

Quería escribir sobre este tema porque se ajusta muy bien a algo que me ha sucedido y que hizo florecer en mí este cambio de pequeña a poderosa, revitalizada, con ganas. Con muchas ganas…

Me habían hecho una “putada” (podría decir una faena pero no, ese es el nombre perfecto) y se instaló en mí una gran pena. No podía creerlo, aparte de pensar que no lo merecía. Que la amistad tiene unas normas éticas y debería ser pecado saltárselas. Sobre todo si, en nombre de las redes sociales, te envían palabras que nunca te dirán a la cara.

(Esto debe ser un vicio porque no es la primera vez que me sucede.)

Apelé a todos los mantras posibles: Yolandaalgo vendrá mejor, si ha sucedido es porque tenía que ser, cuando algo negativo entra, aprieta y arrastra todo lo feo

Pero no, al cabo de los días me di cuenta de que me habían fastidiado bien y que los mantras solo servían para calmarme (que ya es algo bueno pero no es suficiente para mí).

Una mañana, mi vikinga mayor, algo atónita por el caso, me preguntó: mamá, tú crees que esa persona se sentirá bien con lo que te ha hecho, que estará en paz…?

Y no supe contestarle.

No.

No supe.

Creo que no, mi amor, que llegará un día en el que pensará que yo pagué un precio excesivamente alto por su orgullo.

(Y me sentí muy, muy orgullosa, de que se hiciera esas preguntas).

 

Pero hace tres días, sentí lo mejor de lo mejor y se lo verbalicé a una gran amiga:

ya no siento pena, siento rabia, que es más útil.

La rabia me permite avanzar, no esperar. La rabia es energía y si la canalizamos positivamente, es brutal. Activa la creatividad y piensas: este se va a enterar de quien es esta rubia…

Y entonces, esta rubia va y se olvida de la “putadilla” (ya ha cambiado de grado y termina en illa), que estaba ahí anclada y se dispone a crear proyectos más grandes y, sobre todo, diferentes.

Y este estado no va en contra de nadie, no, va contigo misma. Empujándote para luchar y construir futuros nuevos.

Y me sentí tan bien…

Así que al leer a Muki, me estaba leyendo a mí.

 

 

…..

Buenos días, queridos amigos, feliz martes.

Hoy soy capaz, incluso, de pensar en esa persona como alguien a quien quise. Eso sí, la que es hoy no la conozco (no la quiero a mi lado, por supuesto, solo quiero a quien me haga crecer, me quiera, comparta vida conmigo, sea de utilidad social…).

Incluso, lo que deseo, es que crezca y sea feliz porque cuanta más gente feliz haya en el mundo, menos capaces serán de repetir estos gestos con otras personas :).

¿Qué tal una pasadita al corazón, hoy martes, para limpiar de malos rollos algún recuerdo… ?

 

Deja un comentario