poemadelunes: porque te quiero, me condeno…
5 agosto, 2013
lo que echo de menos…
9 agosto, 2013

Sofía, déjame abrazarte…

Carta de una chica que, de pronto, 
se vio amputada. 
Algunos le llaman amor pero yo diría que es una educación inapropiada.
.
.
.

Querido Alberto: 

Ahora pienso en las garantías. 
Todas las cosas las tienen pero a mí me fabricaron sin ella.
Al menos, desde que vivo contigo.

Y digo yo, que si todos la tenéis, por qué me fabricaron tan sola…

En esta casa, cuando alguien se estropea,
se resfría o tiene hambre de pan o de amor,
yo soy su garantía.
Yo os arropo,
os hago la comida,
la leche caliente y
el amor.
Pero aquí estoy yo, sin fuerzas alcalinas y sin garantía.
Repito: SOLA.

¡Y la exijo!

Exijo que alguien,
por ejemplo,
me coja en brazos y me cante Pin y Pon.
Seguro que me dormiría tranquila en lugar de despertarme cada cuatro horas pensando en todo lo que tengo que hacer cuando me levante;
seguro que me despertaría más guapa,
sin mal humor y,
seguro,
muy seguro,
que más delgada…

Así, con la barriga para dentro y sin michelines
(como antes de tener a nuestros hijos),
podría de nuevo mirarme el ombligo para encontrar a esa colega bruja,
tan cabrona,
que me ha dejado tirada hace años
(y que quizás se llame matrimonio),
robándome la autoestima que viene con la garantía.

Y digo yo,
que qué habré hecho para no merecerla,
joder…

Sofía, a las cinco de la mañana del siete de agosto, pensando en lo que mañana hará de comer.
.
.
.
.
¡¡¡Buenos días!!!
para todas las Sofías, por si les sirve de algo el saber que en el bosque, son mis favoritas 

2 Comments

  1. Brillante y tierno guiño a las mamás, esposas y a las que tienen personas a su cargo, siempre al pie del cañón y sin nadie que las sostenga. Me ha encantado eso de la garantía.

    Te abrazo con muchas, muchas garantías -de las otras-,

    Nená

Deja un comentario