poemadelunes: La máxima no es una medida…
16 noviembre, 2015
tuc, tuc… soy la suerte.
18 noviembre, 2015

Tú debes saber que vales, nena…

martesdeteoríaspropias…

Nuestra marca personal es ser nosotras mismas pero queriéndonos y aportando valor (siempre, siempre, siempre) a la sociedad. Y esto no tiene nada que ver con que seamos amas de casa o directoras de una gran empresa.

Normalmente se utiliza este término asociado a la consecuencia de haber trabajado para dejar una huella en los demás. Pero nosotras lo vamos a reforzar utilizando herramientas para aumentar nuestra autoestima en las relaciones sociales, no solo profesionales. Vamos a ofrecernos, en lugar de vendernos.

Por eso la he llamado «marca femenina exclusiva».

La «marca femenina exclusiva» no tiene nada que ver con ser egoísta, o sobresaliente, o guapísima, por ejemplo. La misión de ser nosotras mismas es construir, a partir de nuestra puesta en escena como mujer única, un mundo más hermoso para nosotras y para el entorno.

Ahora ya sabéis lo necesarias que somos cada una de nosotras…

Como ejemplo, para que nos hagamos una idea, no es lo mismo que nos atienda, cuando vamos al hospital a hacernos una mamografía, una persona que otra. La que ha cuidado su forma, ha detectado que estamos nerviosas, se pone en nuestro lugar y nos hace sentir importantes, tiene una «marca femenina exclusiva», porque produce, y al hacerlo, aporta valor a la sociedad.

La mujer que no hace nada, que se queja de la vida que le ha tocado, que envidia la de sus amigas o no se esfuerza por detectar necesidades en las que sentirse útil, no tiene “marca femenina exclusiva” y, por supuesto, nos interesa poco estar a su lado.

Las personas que más valor aportan a la sociedad son las más apreciadas y codiciadas.

Pero ojo, que lo primero que debemos hacer es un examen de humildad, porque a veces podemos pecar de negatividad y de quejarnos… Reconozco que invierto esfuerzos diarios en no caer en ello y aun así, supongo que a veces no me salvo.

Y como diría Godin: «Hay que saber que vamos a fracasar varias veces antes de conseguir algo»; sólo así lo afrontaremos como un proceso normal y seremos capaces de levantarnos de nuevo. Así, que vamos a por esa marca… Hoy es un día estupendo para ello.

Y, como siempre, rodéate de quien te ayude, no de quien te ayude a ser él en lugar de tú.

*******

Buenos días, queridos… vamos a por esa marca femenina exclusiva (o masculina, claro, para los maravillosos animales hombres que pueblan este bosque).

Os abrazo hasta doler, que me encanta 🙂

Gracias por amanecer siempre en esta ventana.

1 Comment

  1. Samaria dice:

    sabes mi niña,es tan importante ser tu misma,como permitir que el ser querido sea el mismo,y mas cuando este ser es tan humilde que siempre desea tu bien antes que el suyo,y lo e encontrado en mis años de mi segunda juventud,como yo me llamo,un beso

Deja un comentario