Tú debes saber que vales, nena…
17 Noviembre, 2015
Uno, dos y cinco… ¡te cuento!
20 Noviembre, 2015

tuc, tuc… soy la suerte.

Mi hija se acerca. Sus cinco años no le pesan en este gemido de animalito libre. Se acurruca bajo mi aliento. Cariño, mamá escribe y necesita un poco de silencio. Ella sonríe. Voy también a por mi ordenador, me contesta.

Y vuelve con su pequeño juguete de color rojo del tamaño de su vida. Acerca una silla y una mesa y se sienta tan pegada a mí que apenas puedo moverme.

Puedo tocarla con mi sombra. Sonrío y la miro.

Te quiero, le susurro.

Y ella me contesta:

qué suerte tengo…

 

Yo sí que tengo suerte, pienso…

de amar y ser amada; de poder decir te quiero sin interés alguno. A mis hijas, al aire, al tiempo, a los fantasmas hermosos que viven en cada mañana, en cada suspiro de esta vida en el campo que he elegido. En cada rincón de mi cuerpo.

Qué suerte tengo…

de bailar cuando mi padre me lo pide o de amar cuando mi deseo arde. Solícito, con la urgencia de pensar que el mundo es hoy. Ni ayer, ni mañana.

Hoy.

Qué suerte tengo de que sea hoy…

 

 

(Anoche, rebuscando, encontré esto. Hoy sigo pensando que soy una afortunada; con lo que no ha caducado… 🙂 ).

 

******

feliz miércoles, queridos, hoy nos toca un día entero de formación. Hoy, somos alumnos  (me flipa).

Os deseo un desayuno hermoso, sobre todo…

feliz “hornada”

 

 

 

 

Deja un comentario