Marta tiene una cajita mágica…
23 febrero, 2016
Poesía sin escombros: Abrid la vida, aunque cerréis los ojos, Sofía y Marta.
28 febrero, 2016

Yo creo, él cree, tú no…

Ni blanco,

ni negro.

Ni rojo,

ni verde.

Sólo la angustia instalada en su piel.

 

Hace frío y color gris. Da igual lo que Clara se ponga para la reunión, porque sabe que casi nada le queda bien y que, además, no superará la primera fase de selección.

Aún recuerda la de la semana pasada:

«Perdona, Clara –le dijo la entrevistadora en tono maternal, pero exprimiéndole el corazón– , deberías cuidar más tu lenguaje no verbal, porque contradice tus palabras. Has de creer más en ti misma. Perdona la sinceridad, si te lo digo es porque pienso que tienes muchas posibilidades.»

«Casi me echo a llorar –me contaría ella más tarde con la voz marchita, casi agónica–. Ya me decía mi padre que yo no tenía talento.»

«Y no es que yo no crea en mí; es que no lo hace nadie», piensa mientras coge el último metro, que cree que quizá sea el último tren…

 

 

 

“El per-verso libro de las carencias del alma”, con Juan Carlos Cubeiro (para el que diseñé este libro porque ambos deseábamos un proyecto juntos).

Dentro os encontraréis mis poemas e historias, las ilustraciones del gran Aro y la sabiduría del maestro Juan Carlos, donde nos regala herramientas para que paliemos las carencias más comunes como la falta de autoestima.

Ojo con tantas veces que les decimos a nuestros hijos: “no te va a salir, si tú no sabes, si no puedes…”

Una madre me dijo una vez que era increíble, que a su hijo no le gustaba la coliflor como a ella. Le contesté que si cada vez que se la daba, ella ponía cara de asco, el niño terminaría por saber que eso era malo.

 

 

******

Feliz jueves, queridos.

Hoy tengo la jornada aferrada a la espalda como si fuera un animalito perdido: yolanda, no te despistes que me voy 🙂

Día intenso me espera pero hermoso. Siempre lo es cuando tenemos objetivos y proyectos para compartir con grandes profesionales.

Os abrazo hasta doler. Que tengáis una preciosa “hornada”

 

 

Deja un comentario