A ti, que haces florecer mi tierra.

A ti,

que me levantas

la falda

del verano

aunque este

invierno caprichoso

nos traiga

cenizas de frío.

 

A ti,

que me llenas

las sábanas

de sudor y

de nostalgia,

de saliva y

y de gemidos,

aunque a veces

las lave

con olvido.

 

 

****

Nada mejor que unos versos antes de viajar para coger el avión destino a un paraíso preñado de grandes personas.

Qué haría yo sin la poesía, sin esta capacidad de emocionarme en cualquier rincón del mundo…

Sin vosotros, que la recibís como si os dejara ramos de amapolas en las puertas de vuestras casas…

Feliz miércoles, queridos.

Viajáis a La Orotava conmigo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies