Cerebro a medida (o las ganas).

 

Hay dos formas de ver la vida: una como te la presentan y otra adornándola a medida, después de nuestra intervención. 

Este es uno de mis mantras favoritos. Me lo recuerdo a menudo y me ayuda a trabajar cada día para conseguir lo que quiero; lo que necesito para ser feliz (ya sabéis ese empeño que tengo en serlo 🙂 ).

Lo tenéis en mi último libro y hoy, martes de una semana que se me instala preciosa, voy a hacer uso de esta acción para que el día sea único.

Se necesita esfuerzo, ganas y una dosis elevada de energía pero el resultado es brillante y satisfactorio y es el motor para seguir avanzando. Casi todo (casi todo, casi todo, casi todo) necesita de nuestra intervención para que nos quede perfecto en el corazón y en el cerebro. Si nos quedamos sentados observando o dejando que se instale en nuestra vida sin más, será imposible que sea nuestra elección.

¡Vamos a ello!!

 

feliz martes, queridos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies