Los 3 mandamientos profesionales de la madre que me parió y que te harán convertirte en héroe

Los 3 mandamientos de la madre que me parió y que te harán convertirte en héroe

Suelo llamar a mi madre cuando viajo y, egoístamente, lo hago por dos cosas fundamentales: porque a ella le apasiona que le cuente dónde voy, qué hago, qué me voy a poner y qué he cenado o con quién y, sobre todo, porque es la mejor herramienta que tengo para trabajar, de forma positiva, el “egofrito”.

La maravillosa madre que me parió escucha todo lo que le cuento emocionada, como si fuera la primera vez que voy a dar una conferencia, o un curso. Como si cada suceso positivo o persona luz que se cruza en mi camino, fuera un milagro divino. Ella mezcla las cosas que le cuento, así que he de simplificar mucho, pero… ¿sabéis por qué las mezcla? porque a ella, lo que realmente le interesa, es saber que la gente me quiere y, sobre todo, que no me voy a volver tonta.

Sí, tonta.

Cada vez que le cuento la acogida que ha tenido un curso, un proyecto que he firmado y con el que me siento muy feliz, o una entrevista nueva que se ha publicado en la prensa y que le he guardado (las lleva luego en el bolso :)), me dice: Yolanda, hija mía, por mucho que te digan que eres maravillosa, que hablas bien, que los cursos los haces estupendamente, no te lo creas del todo, que luego yo veo a algunas en la tele hablando muy tontas y me daría mucha pena que tú te volvieras así.

¿Queréis más sinceridad? pues ahí va: no contenta con chafarme toda la emoción que tengo en ese momento y ese ego canalla que nos comienza a brotar cuando recibes, a menudo, felicitaciones, ella sigue con los consejos brillantes que abanderan este post y que voy a intentar reflejar, aunque a mi maestra madre le salen mejor, os lo aseguro:

Cariño, no olvides tres cosas fundamentales que has de seguir: ponerte muy guapa; ser siempre tú y agradecer, a todos, el tiempo que te dedican y la oportunidad y ayuda que te ofrecen para resplandecer (esta palabra le encanta).

En estos tres consejos resume mi madre, desde la cocina de su casa y, probablemente, en bata si es por la mañana, el principio de una marca de valores. Sí, de valores, más que personal:

1/ PONERTE MUY GUAPA: Ofrecer tu mejor imagen visual al mundo es una muestra de respeto hacia los demás. Arreglarnos para ellos es decirles que nos importan. Pues eso es lo que ella me dice: ponte guapa para tus alumnos, para tus clientes, para tus amigos, así sabrán que les importas. Es lo que hacemos en las redes sociales, ponernos guapos, ¿no?, contar y enseñar nuestra mejor versión. Pues eso es lo mismo que hemos de hacer en el mundo real. Que tu aspecto sea sano, sencillo y cuidado, eso es lo importante.

Que tu marca se asocie a cuidado, orden, limpieza, claridad, verdad…

A mí me parece muy bien que cada uno elija cómo ir, incluso que digan que ellos van como les da la gana, solo digo que luego no nos quejemos de que eligen a una persona que es más educada y que su aspecto visual sea más cuidado, porque si nos ponemos en el lugar de quien nos recibe o de quien nos va a contratar, encontraremos las respuestas.

2/ SER SIEMPRE TÚ: sí, ya sé que esto no es posible todo el tiempo, pero si lo intentamos mucho, nos saldrá cada vez mejor. Esa máxima que me encanta que dice: si siempre eres tú no tendrás que acordarte ni de lo que haces ni de lo que dices. Cuando ella me recuerda esto, se refiere a la coherencia, la madre de los valores:

Hija mía, que vean que eres de verdad, que no seas la imitación de nadie y procura hablar menos y hacer más, que vean que eres una mujer sencilla y honrada (bueno, aquí ya se pasa, que lo que quiere es que me hagan beata, vaya…).

Ser tú no tiene nada que ver con ser desagradable si te apetece, o decirles a las personas lo mal que lo hacen en nombre de la sinceridad. Eso no es ser tú, esa es tu peor versión y, sobre todo, no tenemos derecho a insultar o a ser expertos en las vidas de los demás para opinar sobre ellas.

Pregúntate: ¿qué es lo que las personas valoran más en mí?, ¿qué es lo que más les acerca a mí…? y cuando tengas la respuesta, practícalo, para que la huella que dejas sea positiva.

3/ AGRADECER A LAS PERSONAS SU AYUDA: Nos solemos olvidar, a mayor éxito (cuidado con esta palabra) o alcance de objetivos, del lugar de donde procedemos; de los favores que hemos pedido para terminar un proyecto;  de ese primer empleo que nos tenía agotados, pero que alguien nos dio para comenzar a crecer; de aquella primera persona o varias que te dijeron: venga, yo creo en ti…

Sobre esto he escrito varias veces, porque cada vez que lo hago me remuevo y pienso en si me he dejado a alguien en la cuneta del olvido a quien no le he agradecido su ayuda, sus palabras, sus recomendaciones, su abrazo…

Pues ese debe ser nuestro estado presente, estar atentos a aquello y a aquellos a los que tenemos que agradecer, porque si no lo hacemos (no, mejor, si no lo sentimos), se nos olvidará va y cuanto más agradezcamos a los demás la ayuda que nos prestan, más creerán en nosotros y seguiremos creciendo. Además, que nos ayuden significa que somos valiosos para que los demás inviertan su tiempo y amor en nosotros.

Eso sí, a mi madre no la puedes llamar cinco minutos, porque para ella el tiempo no existe y vive en un planeta donde es una palabra maldita. Así, que si algún día te sientes mal o crees que vas a tener un baño de “egofrito” excesivo, me pides su teléfono y la llamas, verás cómo te cambia el día :).

Una marca de valores no se construye, se vive y se amamanta cada día demostrando cómo haces las cosas, no qué haces. Siempre es el cómo, no el qué. Para ello, nada más real que aquello que le oí a un hombre al que admiraba muchísimo y que recuerdo cada día de mi vida: si quieres ser buena persona, júntate con buenas personas.

¿Y qué necesitan las empresas hoy…? Profesionales con valores, con lo que si quieres ser uno de ellos, trabaja en ti, en tu marca de persona, no de personaje.

Fin 🙂

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies