querida mamá, gracias por amar a los animales…

Mi madre
es adorable.
Un día,
cuando éramos niños
(siete, más los primos,
vecinos y amigos),
nos contó
que había encontrado
un ratón
muy pequeñito
en la casa
pero que no se enterara
mi padre.
Cada mañana
le echaba
de comer y
nosotros
celebrábamos
en el cole,
tener un hermano
ratón.
Le salió
cara
la compasión.
Maldito
roedor
que te comiste
los cables
del lavavajillas
y me tocó
(por sorteo, 
yo creo que amañado)
fregar a mano
durante
un mes.
(Mis amigas dicen que se me da genial fregar y yo siempre me
acuerdo de esta historia jeje).
yolandaamantedelosanimales

2 Comments

  1. Delicado y entrañable recuerdo con sus gotas de humor. Gran literatura sin boato pero con genialidad creativa. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies