Poema de lunes: la edad de una mujer no está en sus pechos. Poema de Creída

conferenciante y poeta Yolanda Sáenz de Tejada Vázquez

Amigas, canallas, va por vosotras

(y por ti, Patricia, heroína, por instalárteme en la edad y la vida).

 

La edad de una mujer

no son las canas

ni las arrugas

atravesando nuestra frente

preñadas de barcos.

No.

 

La edad de una mujer

no son los pechos

caídos

ni las estrías

en el corazón.

No las tiritas que

revientan

intentando lacrar

tanta herida

en el alma

(ni las promesas

que se nos quedaron

entre los huesos

y la boca).

 

No los hombres

que nos amaron,

que nos dejaron

o que viajan a

nuestro lado.

No los que lloramos

o el salvajismo

de un amor a medida.

No.

 

La edad de una mujer

se mide por sus noes

y sus desplantes a medida.

Por las botellas de vino

que se beben con sus amigas

mientras lloran o ríen

y por los viajes

que hacen solas

o con otras hembras

elegidas.

 

La edad

se nos nota

en esas carcajadas

vírgenes

cuando nos descubren

una cana

o en la libertad

de levantarnos

la falda

y el alma

cuando bailamos

en cualquier rincón del mundo

(haya o no champán

por medio).

 

La edad de una mujer

se nota

en que ya no le pesan

ni los años

ni los kilos.

No.

Solo

lo que le queda

por hacer

y para ello,

nos esperan otras damas

en el camino.

Ya lo creo.

 

Y no,

precisamente,

en un camino

de redención.

 

 

(De mi último libro, “El club de las Creídas”, el que hace el número 20 y acabo de estrenar)


Recuerdo perfectamente cuando hice este #PoemaDeLunes, quería resumir muchas de las anécdotas que me cuentan las mujeres con las que trabajo con mis amigas, quería compartir que lo que cuenta no son los años que hemos cumplido, sino los que hemos vivido, en la mayoría de los casos, las mujeres somos, entonces, casi niñas.

Este poema está en el capítulo 12 de mi libro, al que he llamado “elección propia” Y en el que te cuento qué proceso seguir para  elegir lo que quieres que suceda en tus días y contigo, y te incluyo una dinámica en las páginas del libro para que trabajes en él (para que no te separes de sus páginas porque te ayudará a creer en ti, a ser una Creída).

Y hoy os traigo una versión maravillosa de Luz Casal, una mujer a la adoro y sigo desde que era muy joven. De hecho, he decidido que voy a ser amiga suya (esto también se decide y se busca, también se elige y es muy hermoso cuando lo consigues). Gracias a la vida… Gracias, Luz.

Aquí os dejo también información del libro por si lo queréis pedir dedicado o para regalar. No olvidéis ponerlo en los comentarios.

Pulsa aquí para ver “El Club de las Creídas”

Hoy estaré en Torrox, Málaga, comenzando una nueva formación de alto impacto para empresarias y emprendedoras rurales, este poema va para ellas. Estoy deseando conocerlas.

 

Contenido bloqueado, debe aceptar cookies para ver este contenido.
Aceptar todas las Cookies

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder

¿Olvidaste la contraseña?

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarle publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Para más información consulte la política de cookies. Puede aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar" o rechazar o configurar su uso pulsando el botón "Configurar".
Política de cookies
Aceptar todas
Rechazar
Configuración de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarle publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Para más información consulte la política de cookies. Puede aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar" o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón "Configurar".
Política de cookies
Aceptar
Configuración de cookies
Rechazar