poemadelunes: Comenzábamos a regar la alas de los ángeles…

Comenzábamos

a regar las alas

de los ángeles.

Las tenían caídas

y mustias;

en su mayoría

arrasadas por

tus palabras

puñales o

por mis ganas

de olvidarte.

 

Pero los ángeles,

desnudos y

bellos,

se apiadaron de

nuestras bocas

y nos recibieron

enamorados

ese 19 de febrero

(San tú).

 

Cuando sus plumas

comenzaban

a brotar de nuevo,

con esa ternura

que solo somos capaces

de fabricar nosotros,

trajiste a tu ejército

de monstruos

y de visionarios

salvajes.

Me apalearon

tus reproches

sin piedad,

ignorando

la tierra húmeda

que habíamos

conseguido.

Eliminando las semillas

y fabricando

de nuevo

desierto.

 

Mi amor,

cómo has podido

traerme

los demonios

en pleno crecimiento

de las alas de los

ángeles…

Cómo no has podido

ver su belleza y

mi agotamiento.

 

Como

no

mi

verdad.

 

 


Poema de mi libro “Alquiler de humedades en el centro de mi corazón y de Madrid”, de Huerga y Fierro.

Feliz lunes, amaneciéndonos a chorros mientras se nos cuelan los versos por las manos y los ojos. Que esta semana os preñe de poesía y de muchos objetivos hermosos.

Estos chicos me encantan y oírlos es un regalo, así que os comparto a Carlitos Hojas y los Betabeles. “”Quiéreme tanto que yo lo note, quiéreme tanto que el amor moje…”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies