poemadelunes: cuando llegaste…

 

Cuando llegaste, 
olías a gritos y
a flores
cansadas,
a desiertos
de angustia y
a raíces
clamando
silencio.
Eras
el guerrero
de sangre
seca
que codiciaba
la conquista
de Jerusalem.
Ahora,
mi amor,
hueles
a saliva
de hierbabuena y
a caricias de
amapola;
a sexo recién
nacido
y a césped
recién
cortado.
(Por eso
me gusta
tanto
dormir
sobre ti.)
yolandaqueteacuna

1 Comment

  1. Qué bellas palabras utilizas amiga mía….¡¡¡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies