poemadelunes: meriéndame con azúcar, por favor.

Allanaré

tu tierra

prometida

para inundarla

con la saliva

de mis besos.

Dejaré presencia

de ángel

en el barro

de tus sábanas,

y te haré mío;

maldiciendo

todo lo que te

aleje de mi

cerebro y

de mis piernas.

 

Y por las tardes,

con mi falda

de primavera,

invitaremos

a merendar

a las vecinas

(para que nos critiquen

con motivo y

con ternura).

.

.

.

.

.

Buenos días, queridos. Feliz lunes y felicísimo día del beso.

Amanecemos con alegría en el cerebro (para que se nos empape el corazón, no solo el jardín).

Espero que vuestra semana comience con ilusión pero, sobre todo, con muchas ganas de crecer.

 

Os abrazo hasta doler.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies