poemadelunes: mi hijo, que podría ser el tuyo (o al revés)

Yo tengo un hijo

fascinante

(ya sé que todas las

madres

decimos lo

mismo).

Un hijo

que utiliza

su corazón

–y el mío–

como lava

ardiente

para fundir

palabras

puñales.

 

Yo tengo un hijo

tierno y

dulce,

como panecillo

recién

horneado en

mi cocinavientre.

Un hijo

libre,

al que yo misma,

con mi lengua,

le limpio

las alas

cuando alguien

se las

ensucia.

 

Yo tengo un hijo

homosexual y

no quiero

“curarlo”;

porque él no está

enfermo.

 

Y ahora,

después de

estos versos,

sigo labrando

la tierra y

los libros

para que este país

continúe siendo

libre.

 

Por mi hijo;

Por el tuyo.

 

 

 

 

 

 

El obispo de Alcalá de Henares (Madrid), Juan Antonio Reig Pla, aseguró que la homosexualidad puede ser curada “con una terapia apropiada”.

(EL COMERCIO.PE)

 

 

Buenos días, amigos,

hoy no tengo más palabras que las que podemos oír en la radio y un “somos muchos los que defendemos la libertad de las personas; no dejemos ni un solo día de luchar por ello”.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies