poemas, verS.O.S. y otros abrazos. Agustina.

Este poema se lo debo a todas las mujeres,
como Agustina,
que se han cruzado en mi vida desde que era niña.
A ellas les debemos 

(sobre todo en las grandes ciudades)
que nos hayan criado a nuestros hijos
o a nuestros mayores.

Y a mí me han producido
una admiración
y pena
terribles.
Ahora que soy madre,
sólo puedo abrazarlas cuando las conozco
y dedicarles
un poema. 

pulsa este enlace: 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies