Sé que no era ella, lo sé; pero…



No era tierra
para mi yegua,
ni sus
ojos
algas
para mi mar.
No era mujer
para mi madre
ni la madre
de mis hijos.
Más bien,
en sus noches
de luna
famélica,
era la loba
caníbal
que aullaba
junto
a las fieras
enloquecidas.
Pero era
mi hembra,
y yo sólo
necesitaba
su boca
(y que me lamiera,
como sólo ella sabe,
las heridas
de nuestra
guerra).
yolandaquetambiénlosabe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies