Poema de lunes: abuela, te perdono las tierras…

Abuela,

te perdono las tierras

y el adiós

sin despedida.

Las lágrimas de mi madre

y nuestra infancia

perdida.

 

Te perdono,

abuela,

la niñez

sin juguetes,

el beso

de buenas noches

y tu ausencia

desmedida.

 

Te perdono

la protección

que nunca le llegó

a mi hermana

y que yo suplí

con mis desvelos.

Su niñez

vulnerable

y sus infinitas caídas.

 

Te perdono

todo

por un beso,

abuela.

Ese que fui

a buscar

antes

de tu partida.

 

 

 

Poema incluido en “Poesía para directiv@s con alma, pero sin tiempo”, el último libro que tanto amor me está trayendo.


La ternura y la bondad son el verano constante y uno de los grandes súper poderes que no todo el mundo tiene, pero que arrasa corazas y te permite vivir en paz.

También se puede trabajar, que conste, tiene mucho que ver con la humildad, claro…

Os dejo este temazo de Natalia Lafourcade y Rozalen “Danza de gardenias”, que me abre esta mañana con una belleza en femenino que me hace pensar que nada malo puede suceder…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies