el verbo contarte…


Ella toca
el piano,
igual que yo
rozaba tus lunares.
Cada dedo
en uno diferente;
melodía de círculos
obscenos.
Te tumbabas
sueños abajo
regalándome
la espalda
de tu vida.
Cuarenta y
cinco
lunares,
llegué a contar

un día.
yolandamatemática

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies