Ganadoras Y ganador del 13er certamen internacional de poesía Yolanda Sáenz de Tejada 2024. El Bonillo, Albacete

Ganadora y ganador del XIII certamen internacional de poesia yolanda saenz de tejada 2024 en el bonillo

El Bonillo vivió una jornada cultural intensa y enriquecedora durante la celebración de su Día de la Poesía 2024 el pasado sábado como marco del prestigioso “XII Certamen internacional de poesía Yolanda Sáenz de Tejada”.

Desde temprano, el Centro Joven acogió un Taller de Danza-Poesía dirigido a los más pequeños, impartido por Cecilia Jiménez.

La Lonja del Ayuntamiento fue el escenario del Taller de Enseres Poéticas, donde los participantes decoraron artísticamente utensilios de madera con motivos poéticos, con premios para las mejores propuestas que se anunciarán próximamente.

A las 11:30 horas, comenzaron los eventos especiales de la XIII edición del Certamen Internacional de Poesía “Yolanda Sáenz de Tejada”, incluyendo la bienvenida a los ganadores y la representación teatral de “El Requete” con las “Bodas de Camacho” en la Plaza Mayor.

La jornada continuó con una visita guiada por el párroco Juan Molina al Museo Parroquial, la Sala Museográfica y la Parroquia de Santa Catalina, destacando obras como un cuadro de El Greco y las Tablas de Juan de Borgoña.

El mediodía marcó la inauguración de la exposición “Libros de Artista” por Pepe Cortijo en los Salones Parroquiales, que estará abierta varias semanas.

Se homenajeó a ganadoras y ganador con un almuerzo espectacular en el que se degustaron platos típicos de la zona.

Por la tarde, la esperada Gala Literaria y el Acto de Entrega de Premios del Certamen Internacional de Poesía fueron el punto culminante.

Raquel Cortijo condujo la gala, donde

Carmen Hernández Cobos se alzó con el primer premio,

Kati Parra con el segundo,

y Luis González Córdoba con el tercero.

El evento concluyó con discursos de Pilar Sierra, concejala de Cultura; Yolanda Sáenz de Tejada, madrina del certamen; ambas señalando el nivel impresionante de calidad poética presentado este año y Juan Gil, alcalde de El Bonillo, destacando la relevancia de la poesía en la sociedad.

El grupo “Ambos Inclusive” amenizó la velada, que finalizó con una chocolatada popular y un Taller de Cuentos de Lana en la Lonja del Ayuntamiento, cerrando un día pleno de actividades culturales.

 

……………………………………………………………

POEMAS GANADORES:

Una mujer y una casa que se vende.

Carmen Hernández Cobos. Primer premio,

 

Cuando se acercan a ver la casa no sé muy bien qué decirles,

me refiero a que al principio,

les contaba muchas cosas importantes para mí:

el hueco de un cuadro que nunca estuvo,

las horas que tardaste en restaurar

la madera abarquillada del baúl,

el porqué jamás pusimos cortinas

o la memoria del tapiz que trajimos de Amman.

Sin embargo se iban, y venían otros…

Por eso ahora guardo silencio

y les dejo hacer, a su manera, como si yo fuera parte

de esos cincuenta metros que registran desde su puntero láser.

 

Al sonar el timbre les observo a través del latón de la mirilla,

luego las llaves descorren el cerrojo a pesar de mis dedos,

a veces sonrío,

— rara vez se limpian los zapatos en el viejo felpudo—

Y quisiera gritarles que ahí, justo ahí,

te descalzabas en los días de lluvia,

que a los pasillos tatué el ritmo de tus pies,

que tu empeine puso en duda los cuatro puntos cardinales,

que me entretejí a tus talones

y que en su perímetro construí mi refugio.

Pero me muerdo la lengua.

 

Después, a paso de tortuga, recorren las dos habitaciones,

unas tras otra, casi en bucle,

manosean el gotelé de las paredes

¿qué esperan encontrar bajo sus grumos?,de par en par abren los armarios, suben persianas, las bajan,

pulsan en diferentes momentos el botón de la cisterna

mientras escuchan el ruido ronco que vomitan las tuberías.

Preguntan además por el vecindario, si he tenido mascotas,

o lo lejos o cerca que está la parada del autobús…

 

A estas alturas, de haberlo hecho, ya no sonrío.

 

Por último, les enseño el diminuto balcón,

las macetas mustias, las sillas

y la mesa con su mosaico en zigzag.

Aún puedo oír el resbalar del pilot sobre el cuaderno azul

y los versos de Karmelo Iribarren

junto a los azucarillos del café.

Y yo, en medio, comiéndome a gajos el sol,

abrochando mi nombre a la curvatura de tus ojos,

a los huesos de tu mandíbula.

 

Se hace tarde.

Una mujer y una casa que se vende.

 

…………………………………………………….

EL VERANO SON LOS OTROS

Kati Parra. Segundo premio 

 

…empiezo a creer

que soy los objetos que no puedo mirar…

Juan José Rodinás

 

AVISPEROS DE AGOSTO

 

Soy cosas que no tuve: una buena

coartada para salir airosa

en las fotografías veraniegas, un árbol,

por ejemplo, y

¿para qué negarlo?,

agosto no me ama y es un duelo recíproco

donde los avisperos se recrean.

Soy cosas que perdieron su retórica, su aeropuerto,

su tren de aterrizaje –ya lo dije–

y también el espejo unánime

donde nadie se mira.

¿Quién quisiera

encontrar en sus ojos un paisaje vacío?

 

SIN NOMBRE TODAVÍA

 

No lloró. No pronunció palabra.

Era lluvia aquel miércoles

de mediados de octubre,

casi la medianoche del año 81.

 

A las 11pm llegó sin avisar

desde un dolor profundo,

un hijo que medía menos de dos centímetros,

un grito coagulado

que escapó de mi cuerpo hacia el fondo del váter.

Se fue por el retrete. Se arrepintió

la vida

de

la vida: restos

mitocondriales sin una identidad.

Mi hijo se marchó sin hacer ruido,

sin nombre todavía,

con seis litros de agua que expulsó la cisterna.

 

EL VERANO SON LOS OTROS

 

Cada vez que la muerte se pone de rodillas

disparo luminol por las paredes

frente al ventilador de las criaturas

que no saben volar: los otros, mis hermanos.

Con ellos me distancio de las cosas

en tanto que las cosas se distancian de mí

y preservan mi rastro hematológico

para los manicomios de los árboles,

para los microscopios del exilio.

 

………………………………………………………………………………………..

CAER AL VACÍO DESDE TU LLANTO

Luis González Córdoba. Tercer premio 

 

Estabas muy sola.

Tan sola como un nombre en una lápida.

Me sentía a tu lado estremecido

y de respirar a menudo me olvidaba.

La luz del atardecer

dejaba un polvo de mariposas

sobre tus pómulos.

Ya no quedaba ningún rincón en tu cuerpo

que no hubiese sido escrito por mis manos.

Mirabas con lástima los árboles desnudos

y luego con las primeras flores

el alma se te llenaba de alegría.

Te gustaba adentrarte en los parques

en las tardes de octubre

cuando el fuego vegetal de los jardines

dejaba esparcido por el suelo

su legado de hojas calcinadas.

La luz desvanecida de la tarde

licuaba su soledad en los cristales

temblorosos del alma.

Ponía en tus manos de nieve

mi angustia infinita.

Sentía la levedad de los peces,

su sordo respirar bajo el aguacuando cerraba los ojos para imaginarte.

El silencio hermoseaba tu sonrisa.

Tu ausencia acentuaba mi cansancio.

Querría decirte que mi cuerpo

anochecía cada día

y que existía un temblor

de carne en mi memoria.

Entre tus ojos y los míos

siempre se interpuso una noche

perfumada de naranjos.

Aun en los peores momentos

la luz del mar descansaba en tu mirada.

Llegabas atravesando la niebla de la noche.

Traías frío, lágrimas y unos labios

desdibujados por sobredosis de carmín.

En tus ojos centelleaba transparente el sufrimiento.

Tu cara estaba sonreída por toda la luz del sol.

En mitad de la noche

me despertaba desangelado por el frío.

Había una luz invernal en tus ojos.

Para compartir tu dolor

me hubiese gustado estar dentro

de una de tus lágrimas

y caer al vacío desde tu llanto.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder

¿Olvidaste la contraseña?

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarle publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Para más información consulte la política de cookies. Puede aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar" o rechazar o configurar su uso pulsando el botón "Configurar".
Política de cookies
Aceptar todas
Rechazar
Configuración de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarle publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Para más información consulte la política de cookies. Puede aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar" o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón "Configurar".
Política de cookies
Aceptar
Configuración de cookies
Rechazar