Poema de lunes: yo tengo un hijo dulce, como panecillo recién horneado…

Yolanda Sáenz de Tejada conferenciante motivadora

Yo tengo un hijo

fascinante

(ya sé que todas las

madres

decimos lo

mismo).

Un hijo

que utiliza

su corazón

–y el mío–

como lava

ardiente

para fundir

palabras

puñales.

 

Yo tengo un hijo

tierno y

dulce,

como panecillo

recién

horneado en

mi cocinavientre.

Un hijo

libre,

al que yo misma,

con mis labios.

le limpio

las alas

cuando alguien

se las

ensucia.

 

Yo tengo un hijo

homosexual y

no quiero

“curarlo”;

porque él no está

enfermo.

 

Y ahora,

después de

estos versos,

sigo labrando

la tierra y

los libros

para que este país

continúe siendo

libre.

 

Por mi hijo;

por el tuyo.

 

 


Este poema lo hice en 2012, pero podría hacerlo cada mes de cada año, por desgracia.

La poesía, con su belleza, siempre está al servicio del amor y de la tristeza; de la injusticia y de la pena de esa familia que hoy llora la pérdida de su hijo por ser homosexual. La poesía nos recuerda que la libertad se llama así porque hemos de defenderla, no solo en nuestras carnes, sino en las prójimas.

Hoy, el #PoemaDeLunes es un homenaje a la libertad en su estado más pleno y hermoso.

“Y se marchó, y a su barco le llamó libertad y en el cielo descubrió gaviotas… “. Este tema no lo había oído desde que era muy joven, que recuerdo que me encantaba y hoy me ha venido a la cabeza.

 

Para suscribirte al #PoemaDeLunes y que te llegue a tu mail, hazlo pulsando aquí 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies