Poemadelunes: buscar a otra mujer no es un deber

Tengo que olvidarme de ti

para poder encontrar a otra mujer.

Para disfrazar de nuevo mi cama

de ternura y de abrazos,

me dijo tres días después

de que yo le anunciara

que esta vez,

después de tantas piedras

en el corazón,

no volvería a su lado.

 

Me quedé pensando…

 

Pensé flores y estrellas,

mares y versos,

almohadas y tés ardiendo

en mi boca y en la suya.

Pensé amores caníbales

en cualquier hotel del país,

amapolas en mi sexo y

desayunos con aceite

de “mividanadiecomotú”.

Pero,

sobre todo,

pensé preguntas

en lugar de respuestas.

 

Y no derramé

ni una lágrima.

 

Ni

una

sola.

 

No las merece

quien necesita

la piel ajena

para sobrevivir.

No quien solo piensa

en cubrir ausencias;

no quien

no sabe amarse

a sí mismo.

 

Ni

una

sola.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies