poemadelunes: contigo aprendí…

fotografía: jesús ochando

Nunca me gustó el vino rosado.

Lo mío no son las medias tintas.

 

 

Contigo aprendí

que el agua

para el té

no tiene

que hervir y

que invadir

el cerebro ajeno

–el espacio,

el armario y

el baño­–

es objeto

de dolor.

También,

que una hora

frente a una

botella de vino y

de tu voz,

construyen

un minuto eterno

de amor.

 

A tu lado cultivé

que dar

es mejor

que recibir

(aunque nunca

lo entiendas),

que las personas

siempre piensan

de ti igual

que tú de

ellas y

que la poesía

es nuestra

penitencia más

dulce.

 

Contigo,

me abrí

como una verdad.

Aunque luego,

de tanta sinceridad,

me cerré.

Eso sí,

aprendiendo a

entender y

mancillada

de

dolor

-y sabiendo

que la botella

de vino

se agotó-.

 

 

*****

La amistad y el amor se baten dentro del mismo principio: lo que importa no es lo que das sino lo que crees que no recibes.

He dicho crees 🙂

Feliz lunes, queridos, feliz día del beso.

Que tengáis una semana preciosa, tierna, generosa y, sobre todo, a nuestra medida.

Aquí está el bosque para daros sombra si hace mucho calor :).

Os abrazo hasta doler.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies