poemadelunes: a golpes de verdad.


Aquella
casa
era diferente.
Él la había construido
durante dos años
con sueños
agrietados
y locos.
En la mudanza
se llevó todos
aquellos
recuerdos
tiznados
de olvido.
Se trajo,
también,
un puñado
de besos suyos
(con lengua)
escondidos
en el abrigo.
Delirante,
incluyó en la casa
todo lo que a ella
le hubiese gustado
tener.
Plantó,
por ejemplo,
tomates y
suspiros de laurel,
un limonero
enano y
una mata
de pimientos
de vergel.
Por su cumpleaños,
en abril,
le preguntaba
al aire
cuánto tardaría
ella
en volver.
Y se dormía
bocabajo,
agonizando
una respuesta
que nunca
fue.
Sólo despertaba
a golpes
de verdad,
cuando su mujer
le preguntaba
(con gritos y
dolor)
por qué
desde hacía
ya dos años
que
nunca
hacían
el
amor.
yolandaarquitecta

2 Comments

  1. Puf, qué tremendo. Me encanta.
    Besitos de lunes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies