poemadelunes: los monos…

Hace muchos años me contaron esta historia.
Seguro que me he inventado algo pero lo que es cierto es que no es el final.

Los monos
eran trece.
—En esa miseria
de los años 50,
el número no podía
ser más
maldito—.
Y se amontonaban
—con la abuela enferma —
en dos dormitorios,
un salón-cocina
y un orinal en el patio
(donde convivían
con cerdos
y gatos).
El padre
se iba al extranjero
a trabajar
y volvía una vez
al año.
En cada vuelta
preñaba a la
mujer
(la mona).
Y a veces
de lo que (no) tenían
se lo llevaban
de regalo a
su vecino,
a su tío,
al jefe de su hermana…
Quizás el nombre
de monos
se lo pusieron
para distinguirlos de los
humanos.
Nosotros no somos

tan generosos.
yolandaqueescucha

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder

¿Olvidaste la contraseña?

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarle publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Para más información consulte la política de cookies. Puede aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar" o rechazar o configurar su uso pulsando el botón "Configurar".
Política de cookies
Aceptar todas
Rechazar
Configuración de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarle publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Para más información consulte la política de cookies. Puede aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar" o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón "Configurar".
Política de cookies
Aceptar
Configuración de cookies
Rechazar