poemadelunes: no es la genética, abuela, es el corazón.

De mi abuela

recuerdo

casi todo:

su traje azul

que detonaba

el día,

o su pelo blanco

de helado de

nata

nevada.

El anillo con el

que golpeaba la

mesa y

sus ojos llenos

de mares y

de cataratas.

 

Cuando dormía

con ella

(qué pasado

más continuo)

le robaba

las galletas

inglesas de

mantequilla

que escondía

entre su

lencería de

Francia.

 

Mi abuela tenía

unas venas

transparentes que

enseñaban,

sin pudor,

los cientos

de libros que

había leído.

Y a veces

nos dictaba su

peculiar historia de

esta España

quebrada.

 

De tanto querer,

a mi abuela,

le nació una

tromba en el

corazón que

le infectó

el alma.

 

Cuando se moría

(y yo a chorros)

le confesé

llorando

que le robaba

las galletas.

Ella,

sonriendo y

antes de dejarme

huérfana,

me dijo que

las ponía allí

para que yo

me las llevara.

 

 

*********

Poema incluido en “Poesía para directiv@s con alma, pero sin tiempo”, el nuevo libro que publico en febrero con storytel (audiolibro) y en marzo en papel.

Poema incluido en mi corazón, igual que esta nota que descubrí tras la fotografía en un marco y que me hizo contestarle que no, pero que sí. Que no podría superarla, pero que me había superado a  mí misma en contra de lo que muchos pensaban :).

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies