Poemadelunes: tus ojos no ven lo que yo miro

Te quedaste

solo con el diablo

que veías entre

mis piernas

cada vez

que entrabas.

 

Oíste los gritos

de sirenas

envidiosas,

en lugar de

bañarte en los míos

(por todos los demonios,

con lo que yo te he amado).

Dejaste las frases

más canallas

y más sucias

en el suelo,

tiradas,

junto a mi ropa

sincera

y a esas braguitas

blancas

de algodón

que tanto te gustaban.

 

Y te fuiste,

con la cabeza muy alta

y limpia

pero con el corazón

lleno

de grasa.

 

 


No es irse solamente, es saber que no quieres volver antes de cerrar la puerta…

Feliz lunes de poesía

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies