poema de lunes: de pronto llega la vida. Poesía para valientes

poesia valiente yolanda saenz de tejada mujer motivadora

De pronto llega la vida y se te instala decidida.

Se remanga la falda y te grita que ha llegado, por si tú estás despistada tendiendo las sábanas en el ordenador, por ejemplo, y no te enteras.

 

Y tú te detienes, porque ha llegado con tanta fuerza que no te atreves a hacer nada.

No ando,

no grito,

no le digo que a veces duele,

no le reviento la cara si ella lo hace porque sé que al final me ganará, es lo que toca, ya me lo dijeron mis tías.

Y no la abrazo cuando me inunda el pecho de ternura y de mariposas con sabor a mentiras.

 

No yo.

Solo ella,

la vida.

 

Y pasan los años (o los días, o los minutos, da igual, lo que importa es que todo lo que pasa no vuelve) y nos quedamos en esa vida que, por motivos de la vida (ea), nos eligió.

Y pensamos que comienza a doler…

Que no somos un recipiente para todo lo que va llegando, solo porque a la puñetera vida le de la gana.

 

Así que nos paramos a pensar.

Por fin.

 

Y pensamos (y a veces lloramos, pero eso es bueno, mi madre siempre lo dice), y pensamos, y pensamos…

Y algunos consiguen decir basta.

Y entonces, la vida, huye despavorida, ante tanta decisión.

Y de pronto, un día, en mitad del mercado, por ejemplo, mientras compras tomates, te das cuenta de que por fin eres tú.

Solo tú,

no ella,

la jodida vida que eligieron para ti.

 

Y sonríes, y comienzan a brotarte tantas amapolas en las venas, que el puesto de la carne te tiene que decir que basta, que va a llamar a los municipales porque le vas a arruinar el negocio.

 

A punto ha estado la vida de arruinarme a mí,

le contestas dichosa.

 

Y te vas

con tus flores.

 

(Poesía protesta a ti misma. A ti mismo. Cuando sabes que le has ganado al destino. Que te has plantado la vida que tú querías).


Buenos días de poesía.

Este texto de prosa poética es un homenaje a todas esas mujeres y hombres que tienen la sensación de que viven al ritmo de los demás o del mundo, no del suyo propio.

Es un abrazo para que cojan fuerzas y corran en la dirección que su corazón y su cerebro les marque.

Y después, otro abrazo para que este lunes nos manche de ternura y valentía.

Para detener el tiempo, os dejo esta belleza que le vi a mi admirada y querida amiga Marina.

Makarines versionando Lo Dudo

Hala, a vivir…

 

Si quieres recibir el poema de lunes en tu mail, suscríbete aquí  

Y si quieres leer más poesía, en mi web te espero: www.yolandasaenzdetejada.com 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies