teresasiempre

Para Teresa, mi imprescindible,
porque me enseñó la palabra pez.

Una isla
desierta.
Y yo,
(desierta también)
en el centro.

Estoy desnuda y
rodeada de
tesoros.
Pero no
puedo llevármelos.
—No están
tus brazos para
transportarme—.

Así que
comienzo a ponerme
todas esas joyas.
(Que tontería,
pensarás
al verme).

Los brillantes
en los pechos,
—para que al moverlos
te deslumbren—
y los rubíes en
el pelo
—rizos de fuego
que te abrasen—.

Los collares de
perlas en la
cintura,
con una larga
cadena hasta el
tobillo que me
atrape las venas.

Y,
enjoyada,
me siento a
esperarte.
Aún sabiendo
(doloroso pez
que acabo de enviar
al agua)
que nunca
vendrás a
vestirme.

yolandamar

1 Comment

  1. Voltios dice:

    puffff, yolanda que bueno, es más esa espera amarga, enjoyada y sin resultado. un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies