todo lo que dejé de hacer….

Dejaré de mirar
tus fotografías,
rastreando
en tus ojos
negros
los míos
verdes.
Me olvidaré
de que hoy
(seguro que es hoy)
llegará tu mensaje.
Conseguiré
no recordarte,
es decir,
no amarte
a trocitos,
como si fueras
una muñeca
rota
a la que le he cosido
los párpados
abiertos
para que nunca
deje de mirarme.
Pero lo peor
de todo
es que dejaré
de esperarte.
Con lo que me gustan
a mí
las esperas…
Buenos días!!!
Hoy, al despertarme, pensaba en la cantidad de sueños que creamos y que luego no llegan a nada, pero sobre todo, me maravillaba recordar todo lo que vivimos mientras ese nada llega…
Porque al final, ¿quién nos dice que no ha sido lo mejor?
Hala, que me podía haber levantado pensando en Heidi, digo yo je,je
Os abrazo, querido bosque, muy fuerte, ojalá pudiera embellecer vuestro día. Voy a salir a correr un ratito a ver si me ubico en una cabeza menos dispersa 

2 Comments

  1. Rafael dice:

    Es bonito soñar, aunque no lleguen nunca a ser realidad.
    Un abrazo y feliz día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies